Inicio La Pampa 2,36 de alcohol en sangre

2,36 de alcohol en sangre

Dos vehículos protagonizaron un choque frontal en la ruta nacional 35, a la altura del Parque Industrial, al sur de Santa Rosa. El siniestro vial ocurrió cerca de las 19 de ayer y fue provocado por el conductor de un Fiat Duna que circulaba alcoholizado e intentó, en plena arteria, una maniobra de giro con dirección al Este. En ese momento una pareja que viajaba en un Chevrolet Prisma desde General Acha con destino a esta capital, terminó colisionándolo.
El choque espectacular dejó como saldo a dos personas heridas; el conductor del Fiat y una mujer, que iba como acompañante en el Prisma y que resultó con una importante lesión en la columna. El hombre fue derivado con raspones al Evita, mientras que la otra persona fue trasladada hacia el hospital Lucio Molas. El conductor del Chevrolet, en tanto, permaneció en el lugar del siniestro y no presentaba heridas. Estaba consciente y explicó a un cronista de este diario que venían a Santa Rosa porque su mujer debía asistir a una consulta médica.
Fuentes consultadas por LA ARENA en el lugar de los hechos indicaron que la persona que maniobraba el Fiat no poseía documentos del rodado y además manejaba con 2,36 gramos de alcohol por litro de sangre, casi cinco veces más que el máximo permitido por ley (0,5) para manejar.

Imprudencia.
El hecho ocurrió cuando un hombre de unos 35 años a bordo de un Fiat Duna (dominio TEN568) circulaba en sentido Norte-Sur por la ruta 35. Al llegar a la altura del Parque Industrial, el muchacho intentó girar imprudentemente sobre la arteria en sentido al Este, invadió el carril contrario (el izquierdo) y un Chevrolet Prisma (patente AB386ER) en el que viajaba una pareja de 60 y 61 años, terminó chocándolo de frente.
La violencia de la colisión provocó que el Duna terminara dando un giro y quedara mirando hacia el Oeste; mientras que el Prisma, luego de circular por la banquina, terminó a unos 30 metros, apuntando hacia el Sur.
Según se pudo establecer, quien iba a bordo del Duna pretendía ir hacia la banquina, al sector donde se encuentran unos pinos.

Traslado.
Al lugar arribaron policías de la División Accidentología, Seccional Primera y Sexta; como así también dos ambulancias del Servicio de Emergencias Médicas que trasladaron a los heridos.
La primera en ser derivada fue la mujer, ya que presentaba mayor gravedad, mientras que el otro herido permaneció en el rodado. Allí se le hizo el pertinente control de alcoholemia y luego fue hospitalizado.
La violencia del impacto quedó evidenciada en cada rodado. Ambos tenían el frente destrozado, con hierros retorcidos y había plásticos y vidrios por toda la cinta asfáltica. Al Prisma se le activaron los airbag, y resultó con dos cubiertas reventadas.