Inicio La Pampa A Lapettina y Tallone los golpearon y los ahorcaron

A Lapettina y Tallone los golpearon y los ahorcaron

COMENZO EL JUICIO POR EL DOBLE HOMICIDIO EN RANCUL

Los jóvenes Ramiro Pino (24 años) y Gastón Quintero (19), señalados como los autores de dos atroces homicidios cometidos el 10 de noviembre pasado en la localidad de Rancul, se negaron a declarar durante la primera jornada del juicio oral que se sigue en su contra, en los Tribunales de General Pico. Las víctimas de este hecho fueron el ex intendente de la localidad, Héctor Ceferino Lapettina (88), y Jacinto Atilio Tallone (79).
El debate está a cargo del Tribunal que integran los jueces Federico Pellegrino, María José Gianinetto y Marcelo Pagano. La Fiscalía está representada por los fiscales Armando Agüero, Verónica Campo y Damián Campos, y la defensa está a cargo de los defensores oficiales Walter Vaccaro y Mauro Fernández.
Durante los alegatos de apertura, la fiscala Campo dijo que el 10 de noviembre del año pasado, Pino y Quintero salieron a las 6 de un local bailable de Rancul, y fueron a comprar más bebidas alcohólicas. A las 8 fueron a la casa de Tallone, contra quien arremetieron a golpes, cuando les abrió la puerta. Dijo que lo mataron tras fracturarle el cráneo y ahorcarlo. Luego revisaron la casa y se llevaron dinero en efectivo y herramientas. Antes de irse abrieron las llaves del gas «con la intención de asegurarse totalmente la muerte de Tallone.»
Desde allí -dijo la fiscala- «fueron a la casa de Lapettina, que está a 500 metros del domicilio de Tallone. Le golpearon la puerta, esperaron a que abriera y en idéntica manera lo matan a golpes, le fracturan la base del cráneo y lo ahorcan. Luego sustraen una caja con herramientas, algunos billetes que estaban fuera del curso legal, unas monedas y su teléfono particular»

Figura.
Campo agregó que luego los imputados almorzaron en la casa de Pino y desde allí fueron al domicilio de Oscar Lucero (en el inicio de la investigación estuvo imputado como partícipe secundario y luego fue sobreseído) a quien pidieron auxilio.
Por estos hechos, la Fiscalía acusó a Pino y a Quintero por el cargo de «Homicidio doblemente agravado» en dos hechos, en concurso real, y de manera alternativa por el cargo de «Homicidio en ocasión de robo», también en dos hechos.
Campo aclaró que mediante el artículo 297 del Código Penal, la defensa y la fiscalía realizaron convenciones sobre algunos hechos y pruebas que no serán discutidos en el debate. A partir de ello, acortaron de manera notable la lista de testigos.
Los defensores no hicieron alegatos de apertura, solo se limitaron a manifestar que se ajustarán a la prueba que se produzca durante el debate. Los acusados se negaron a declarar durante la primera jornada del juicio, que continuará hoy.

Testimonios:
El primer testigo fue Franco Peralta, el oficial que estaba de guardia en la Comisaría de Rancul, al momento de los hechos. Dijo que lo llamó el hijo de Lapettina quien le comentó que habían visto salir a dos personas de la casa de su padre «con un televisor en la mano». Luego el policía llamó a otra agente que estaba de franco y se dirigió al domicilio, donde encontró al hombre «tirado en el piso».
Héctor Jorge Lapettina, hijo de una de las víctimas, relató que estaba en Parera cuando lo alertaron que le estaban robando a su padre. También manifestó que esa mañana, antes de viajar a Parera se cruzó con los imputados a las 8.30.
En tanto, Walter Quiroga, un amigo de Lapettina, dijo que esa mañana pasó en auto por la casa del hombre y vio a los dos imputados en la vereda. Señaló que le pareció «muy raro que estaba el televisor de Lapettina en la vereda». Tras ello llamó a un hijo del damnificado.

Remisero.
Sobre el final de la audiencia declaró Lucero, quien recibió en su casa a Quintero y Pino, a quienes conoce «desde chiquitos».
«No estaba enterado de nada, inclusive a las 8.30 me fui a una carrera de bicicleta, estuve hasta las 10.30 horas. Me fui a mi casa y al ratito llegaron ellos», contó. Luego llamó a Sergio Suárez, el remisero que los llevó hasta Realicó, donde los imputados fueron detenidos. El testigo dijo que recién en la localidad realiquense se enteró de lo sucedido.
El remisero reconoció que esa mañana lo llamó Pino desde el teléfono de Lucero, y que llevó a los tres a Realicó.
También declaró Arturo Tallone, hermano de una de las víctimas, quien ante los jueces reconoció algunos objetos que pertenecían a su hermano.
Recordó que le avisaron por teléfono sobre lo ocurrido, y que un médico de la clínica de Realicó le informó que a su hermano lo habían sacado de un paro cardiorrespiratorio, y que no iba a sobrevivir porque «estaba en muy mal estado.
Ayer también testificó Viviana Muñoz, una policía que estaba de franco y que era vecina de Lapettina. Ese día recibió un llamado para que corroborara que pasaba en la casa del ex intendente porque estaban sacando muebles.
El debate seguirá hoy a la mañana, con la declaración de seis testigos, la mayoría de ellos, integrantes de la Agencia de Investigaciones Científica.