“A los casos de corrupción los llaman conflicto de intereses”

PERIODISTA ESCRIBIO LIBROS SOBRE EL PRO Y ANGELICI

El periodista e investigador Ignacio Damiani, autor junto a Julián Maradeo de los libros “Radiografía de la corrupción PRO” y “El Tano, ¿quién es Daniel Angelici?”, dialogó con Radio Noticias sobre los manejos del gobierno nacional con respecto a Aerolíneas Argentinas y las empresas de aviación que provienen del ámbito privado, “amigas” del presidente Mauricio Macri.
También, se refirió a la “batalla cultural” que libra el neoliberalismo, a la hora de instalar en el sentido común de la sociedad que las empresas estatales “pesan” en subsidios y recursos.
En tanto, brindó detalles sobre las diversas actividades que lleva adelante Daniel Angelici -mano derecha del primer mandatario-, para entender la relevancia que tiene en el gobierno de Cambiemos, más allá de ejercer la presidencia del club Boca Juniors.
-¿El neoliberalismo ha ganado la batalla cultural de que sin Estado estamos mejor?
-No han ganado la batalla cultural, tal vez en algún momento pueden ganar las elecciones, pero yo guardo ciertas esperanzas. Pero sí comparto con vos el contenido. Esto que ha ocurrido con Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, de otorgarle las mejores rutas comerciales a las empresas de Quintana, como Flybondi. Ese fue el primer golpe. El segundo fue una quita de subsidios. Ahí ingresó Mario Dell’ Acqua. Y esto también ha pasado en el Banco Central, donde ingresan personas que vienen del ámbito privado, hacen sus cosas, y después se van. Esto pasa en muchas de las áreas del gobierno.
-Flybondi es de Quintana, que también era vicejefe de Gabinete y era el dueño de Farmacity…
-Es otro de los que dejó su cargo, y que en estos días hay una audiencia pública donde se va a dirimir si Famacity puede desembarcar en la provincia de Buenos Aires, luego de que la Corte Suprema haya rechazado eso. Hay actores de la justicia que patean para el sector empresarial.
-También lo que hacen es que no sólo le quitan subsidios a Aerolíneas Argentinas sino también rutas para dárselas a dos empresas que son de Quintana y al grupo empresarial de la familia de Macri.
-Sin dudas. La estrategia de Macri cuando llegó a la presidencia, ante los casos de corrupción, es llamarlo “conflicto de intereses”, y se lo endilgaba a su padre. Ahora bien, si su padre cometió irregularidades, no hizo absolutamente nada para hacer justicia. De todas maneras, no eran sólo maniobras de su padre. Las maniobras no sólo fueron quita de subsidios y rutas, sino que ahora hay una instalación de que Aerolíneas pesa en subsidios y recursos, cuando en realidad uno analiza lo que es la historia y se da cuenta que las tragedias más grandes en aviación en Argentina se dieron en los 90′ cuando estaban en manos privadas. Y ahora no sólo son los amigos del presidente, sino es su familia.
-Están queriendo colonizar las cabezas con el pensamiento de que Aerolíneas no sirve para nada…
-Para la ciudadanía es muy difícil conocer las maniobras de esta gente con el Estado, por eso apelan a la estrategia de ganar el sentido común. Pero nosotros tenemos un rol como periodistas de echar luz adonde no la hay. Porque ese planteo se cae en pedazos cuando uno va a los hechos.
-¿Qué ves al final del túnel?
-Los poderosos se creen que van a tener impunidad eterna. Y la gente se empieza a dar cuenta, porque cada vez están peor. Hace mucho tiempo no quedaba tan en evidencia como funcionaba un modelo inclusivo con uno como éste, que es privado. Hay mayor endeudamiento, mayor inflación, es realmente preocupante. Nadie sabe qué va a ocurrir en las elecciones, pero los elementos son cada vez más evidentes.
-¿Quién es Angelici?
-Es un jugador que juega partidas simultáneas. Como actor radical le prestó una estructura radical en las elecciones la jefe de gobierno. También es binguero, porque hubo un aporte de sus jugosos recursos. Esa alianza le permitió el desembarco en Boca. Y empezó a tejer también, porque además es abogado, con sectores de la justicia. La cartera de vínculos que tiene en la justicia, es la que le da impunidad al presidente en muchos casos, porque está a disposición de la presidencia. Son constructores de poder, y que hoy es muy difícil extralimitarlos, porque hasta los organismos de control están en manos de ellos. Es bastante preocupante la situación en este momento.