Inicio La Pampa "A Macri le dieron pastilla equivocada"

«A Macri le dieron pastilla equivocada»

LUIS FAGGIANI, DE LA CGT REGIONAL, DIJO QUE EL DOMINGO SE MANIFESTO EL ENOJO POPULAR

Los números que arrojaron las PASO del domingo «indican el real enojo popular que hay, el disgusto de la gente, el abrir la puerta de la heladera y no tener nada. Esa es la realidad concreta y lo que es peor imaginarse que esto se va ir profundizando», expresó Luis Faggiani, titular de la Regional Centro Sur de la CGT.
El dirigente, en diálogo con LA ARENA, recordó que el sector gremial «venía diciendo que el gobierno debía cambiar, que no podía seguir» en un «proceso democrático: se tiene que ir por el voto de la gente», agregó.
-¿Qué lectura hace de lo del domingo?
-Nosotros desde el sector que representamos, que es el de los trabajadores, hemos dicho que el gobierno debía cambiar, que la sociedad tenía que evolucionar detrás del camino, ir creciendo en derechos y no perderlos, como lo estaba planteando el gobierno de Mauricio Macri.
-Eso fue lo que planteó la sociedad en las PASO.
-Por lo menos desde nuestra regional lo dijimos muchas veces. Y tiene que ser en el de un proceso democrático y por el voto de la gente. No planteamos ninguna locura.
-¿Y la contundencia de los números qué indica?
-Son el reflejo del real enojo popular, el disgusto de la gente, el abrir la puerta de la heladera y no tener nada, esa es la realidad concreta y peor aún imaginar que se puede profundizar. Si pensamos que este año no se pagó un peso de la deuda externa y que el año que viene hay que empezar a pagarla a partir del 2020-2021; si este año hubo que hacer ajuste qué va suceder el año que viene. Y quienes vamos a pagar el ajuste tal como está planteado somos nosotros. Por eso creemos que tenía que cambiar el gobierno, tenemos que trabajar con mucho esfuerzo y con mucho entusiasmo para que esto se ratifique y entonces tengamos en primera vuelta una fórmula presidencial que nos permita pensar en un futuro mejor.
-Todo indicaría que así será.
-Sí, es muy difícil que se pueda revertir este resultado, más cuando uno ve el comportamiento del presidente diciendo que dice que estamos equivocados… somos el 48% de los argentinos que dijimos basta de este tipo de política
-¿Y por qué diría eso?
-Creo que es cinismo. Alguien dijo que le dieron la pastilla equivocada a la mañana al presidente. Me parece que con estas cuestiones da la pauta de algo muy serio…
-¿Ve algún desequilibrio emocional en el presidente?
-Absolutamente. Tiene mucho enojo, y el comportamiento del gobierno el lunes a la mañana marca también ese enojo… que recién tomara la decisión de una reunión luego de 15 horas cuando los mercados ya cerraban; no dar ninguna señal… Para después dar una conferencia de prensa en la que sale a decir que los que tienen que hacer autocrítica son los que ganaron la elección…
-En un momento habló expresamente del kirchnerismo, y esta vez lo votaron en contra mucho más que ese sector.
-Pero claro… ampliamente excedió al kirchnerismo. Este es el caballito de batalla que ha utilizado el gobierno… Lo que pasa es que al gobierno le sirvió decir por mucho tiempo que esto es el kirchnerismo, y el gobierno y los medios concentrados creen que es bueno seguir martillando sobre eso.
-Hubo madurez política de la oposición.
-La realidad concreta es que se pudo evidenciar una alta madurez de la dirigencia política de la Argentina, principalmente del peronismo que incluye la capacidad de poder generar una fórmula presidencial que fue una alternativa a este gobierno. Al gobierno le sirve decir estos son los kirchneristas, estos son los corruptos… Pero hubo madurez para lograr esta fórmula presidencial. Y entiendo que hay que agradecer la disposición de Cristina para que fuera de esta manera: hay que agradecerle a la ex presidenta haber tenido esa capacidad de mirar mucho más lejos aunque ella dispone de la mayoría de los votos. Era mucho mejor tener una fórmula presidencial que nos permitiera ganar.
-¿Y lo que viene? Alberto Fernández sí que recibiría una pesada herencia… ¿cómo se sale de este atolladero a partir del 10 de diciembre?
-Vienen tiempos que van a ser muy difíciles para todos los argentinos, y para los trabajadores. La cuestión es en qué se pone el acento a la hora de pensar en cómo se resuelve la crisis: si se lo pone en sacarle a los que más ganan, o se les sigue sacando a los asalariados. Es bien diferente. Si pensamos que el Estado se hace más fuerte, si baja las jubilaciones y dispone con una libertad absoluta de las reservas del Anses; o si en realidad eso se utiliza para fortalecer las instituciones y el funcionamiento interno del país…
-Pero hay que rediscutir muchas cosas.
-Claramente. Creo que hay dos instancias, la primera es que habrá que rediscutir con el FMI la capacidad de pago de la Argentina, esto como una cuestión concreta; y la otra rediscutir las metodologías que el Fondo Monetario está proponiendo. Porque la política que Alberto y Cristina nos manifiestan que quieren llevar adelante no tiene nada que ver con lo que el Fondo dice. Entonces hay que tener mucha sensibilidad social.
-¿Se deben analizar cambios en la legislación laboral?
-Es necesario la discusión de muchas cosas. Es necesaria la discusión con muchas partes del contrato de trabajo… hoy las nuevas tecnologías nos permiten la posibilidad de distintas formas de trabajo, y hay que darles un contenido desde lo informático hasta lo tecnológico y debe estar transparentado en la implementación de leyes concretas. Porque el mundo ha cambiado.
-Pero igual se debe proteger al trabajador.
-Obviamente, porque no es posible pensar en discutir normas que vayan en detrimento del trabajador. Por ejemplo si discutimos que una aplicación como la que se usa para los delivery en muchos lugares genera trabajo, hay que tener en cuenta que la realidad concreta es que no tienen protección social, no tienen aportes jubilatorios. Pero si esa aplicación sirve para generar trabajo, si le damos la protección social que corresponde, y el marco legal que corresponde para proteger al trabajador y su familia es una cosa diferente. Me parece que hay que ir en ese camino, hay que mejorar las leyes pero deben ir en beneficio de los trabajadores.

«Si llegan obras públicas…»
«Nuestra provincia tuvo una administración provincial que ha sido coherente con un pensamiento político, atendiendo las necesidades de los que menos tienen como primera cuestión, y por otro lado no ha cometido ninguna locura y ha sido muy ordenada en las cuentas públicas», dijo Luis Faggiani.
El dirigente gremial especuló que eso posiciona a La Pampa de mejor manera que otros estados provinciales, si llegan obras públicas y planes de vivienda en la próxima gestión nacional. «El cuidado del presupuesto provincial tiene que servir para determinadas cosas, dando prioridad a cosas que son muy importantes como salud, educación, y el fomento del emprendedurismo en algunos casos concretos».
Razonó Faggiani que «el hecho de que el gobierno nacional haya dejado tirada a La Pampa respecto de la obra pública, nos generó una situación difícil, pero si volvemos a tener la cantidad de construcción de viviendas que hubo históricamente claramente vamos a tener una importante creación de fuentes de trabajo. Eso es natural y normal, y sabemos que a partir de eso se empieza a mover el comercio, y toda la periferia… permite la posibilidad que haya un nuevo incentivo la funcionamiento. Si el nuevo gobierno aporta a obra pública en La Pampa se dará el incremento de empleos y vamos a estar en una posición distinta.