Aborto: son 4.000 las renuncias a la Iglesia Católica

EN AGOSTO

Durante este mes se iniciaron en el país cuatro mil trámites de apostasía, el paso necesario para quienes fueron bautizados bajo la religión católica y hoy quieren desligarse institucionalmente de la Iglesia. La campaña se llevó a cabo en todo el país y también en nuestra provincia durante agosto, el mes en que el Senado rechazó la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.
La Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) entregará hoy al mediodía los cuatro mil trámites de apostasía que fueron iniciados durante este último mes en todo el país. Apostatar significa desligarse institucionalmente de la Iglesia Católica Apostólica Romana, y según la CAEL, si bien la Iglesia no recibe financiamiento en relación a la cantidad de personas bautizadas, sí utiliza las cifras para hacer valer su poder de lobby.
“La Iglesia se ha opuesto a todas las iniciativas de reconocimiento y ampliación de derechos, como el voto femenino, el divorcio vincular, el matrimonio civil y el igualitario, la identidad de género, la fertilización asistida y la legalización del aborto. El Estado laico es el único que garantiza que la ciudadanía pueda desarrollar el plan de vida que considere más apropiado para sí”, se indicó en un comunicado de la Coalición.
Analía Más, integrante de la CAEL, explicó que la Coalición se formó en el año 2009 y desde entonces trabajaron en varias presentaciones para que la Iglesia sea separada del Estado.
“Se nos ocurrió como colectivo generar apostasías colectivas, ya que si bien la apostasía es un hecho individual, que fuesen colectivas las convierte en un hecho político”, indicó Más, que también es secretaria de Género y Laicismo de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans.
Las apostasías colectivas se realizan desde la creación de la Coalición, pero la masividad, según explicó Más, la tuvo el pasado 8 de agosto, durante la vigilia del debate de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. “Ese día en apenas unas horas recibimos unas 1.300 apostasías y después nos empezaron a llamar, o nos avisó gente que no pudo ir y lo hicimos el sábado pasado. En cuatro horas nos presentaron unas mil apostasías y ahora nos contactaron desde varias provincias queriendo replicar la actividad y se están sumando muchas organizaciones y colectivos”, comentó.

Influencia.
En La Pampa también se hizo la convocatoria y Mónica Molina, que integra la organización nacional Campaña Federal para la Separación de la Iglesia y el Estado, le dijo a LA ARENA que “si bien Argentina no tiene una religión, es cierto que la sostiene económicamente. Por este motivo, la Iglesia influye mucho en los asuntos públicos”.
“La apostasía con el tema del aborto cobró mucho impulso, pero es algo que se venía realizando desde hace mucho tiempo. Ahora vemos que es una práctica que está tomando mucha más visibilidad. Para quienes no hemos elegido cuando nacimos y fuimos bautizados, ni tampoco somos practicantes de la religión, es necesario renunciar a la Iglesia para que no hablen en nombre de nosotros”, concluyó la militante.
Para realizar el trámite de apostasía se necesita llevar una fotocopia del DNI y decir la fecha aproximada de bautismo y el nombre de la iglesia.