Inicio La Pampa Abusó de la amiga de su propia hija

Abusó de la amiga de su propia hija

Un hombre de 43 años, acusado de abusar de una adolescente de 17 años, amiga de su hija que esa noche se había quedado a dormir, fue condenado a un año de prisión en suspenso por abuso sexual simple.
La medida fue tomada por la jueza de control de Santa Rosa, María Florencia Maza, que con las pruebas reunidas durante la investigación fiscal preparatoria, dio por acreditado que en junio del año pasado, el agresor le efectuó tocamientos a la menor, apretándola contra la pared, y manifestándole: «no digas nada porque si no pasa a mayores».

Juicio abreviado.
La magistrada dictó la sentencia a partir de un acuerdo de juicio abreviado que firmaron el fiscal Walter Martos, el defensor particular Juan De la Vega y el imputado, un empleado de comercio.
Además le impuso una serie de medidas que deberá contemplar el acusado durante dos años: fijar domicilio, someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal y abstenerse de entrar en contacto con la damnificada. También ordenó que, una vez que el fallo quede firme, se lo notifique a la Procuración General para que sea incluido en el Registro de procedimiento y notificación de antecedentes de condenados por delitos contra la integridad sexual.
La madre de la víctima, al ser informada del alcance del acuerdo, dio su consentimiento, aunque pidió que se mantenga una restricción de acercamiento y contacto hacia su hija.
En tanto la asesora de Niños, Niñas y Adolescentes, María Gabriela Manera, se atuvo a lo dicho por la progenitora.

Conducta abusiva.
La jueza Florencia Maza señaló que la conducta del padre quedó encuadrada en el abuso sexual simple porque el imputado, «desarrollando una conducta abusiva, mantuvo contacto corporal directo con una menor de 18 años sin configurar acceso carnal; y realizando tocamientos en las partes pudendas de ella con una clara intención de desahogo sexual, ocurriendo los hechos en su vivienda, en oportunidad en que el resto de la familia no se encontraba presente».