Abuso: dictan condena en suspenso para trabajador rural

(General Pico) – El juez de audiencia de General Pico, Marcelo Pagano, condenó ayer a tres años de prisión en suspenso a un hombre de 38 años al que consideró autor material del delito de abuso sexual con acceso carnal, aprovechándose de la inmadurez sexual de una menor de 16 años. Además le unificó la condena con una pena anterior que le fuera dictada por el delito de Abigeato Calificado, le impuso reglas de conducta por el término de tres años y lo absolvió del cargo de privación ilegítima de la libertad.
En el juicio oral se desarrolló a la largo de tres jornadas, intervino la fiscal Ivana Hernández y el defensor particular Pedro Febre.
La causa se inició a partir de que los padres de la damnificada, denunciaron que su hija desde que tenía 14 años, mantenía una relación sentimental con un hombre 20 años mayor que ella. A los cuatro meses de iniciada la relación, la adolescente quedó embarazada y tuvo un hijo del imputado. En la actualidad, la joven madre de 18 años, convive con el acusado y el hijo de ambos. El acusado también fue denunciado de haber dejado encerrado toda la tarde a su pequeño hijo, en el predio rural que alquilaba.
En el fallo, el juez manifestó que si bien en la actualidad, la víctima y el imputado conforman una familia, durante el inicio de la relación, “el consentimiento que pueda haber prestado la menor para mantener relaciones sexuales está viciado”, por la “diferencia de edad, la preeminencia y situación de desigualdad que se encontraban al inicio de la relación”.

Argumentos.
El magistrado manifestó que “ha quedado fuera de discusión, que el acusado, al momento de mantener relaciones sexuales con la menor, sabía que ella tenía 14 años y que era inmadura sexualmente”. A lo cual agregó que “la diferencia etaria entre víctima y victimaria era significativa, lo que conllevó a que el sujeto activo contara con experiencia sexual, no así el sujeto pasivo.”
Respecto de la acusación de privación ilegítima de la libertad, Pagano destacó que del informe socio ambiental elaborado por la Unidad Local de Niñez y Adolescencia, surge “que es habitual que el niño vaya al campo con el padre”. También señaló: “No existen en este legajo elementos que hagan presumir la posible existencia de dicho tipo penal, ya que las explicaciones dadas por el acusado son coherentes”.
El juez indicó que el imputado se encontraba trabajando en el campo, y consideró “coherente” que dejara al niño durmiendo en la habitación.