Abusos y acosos en el colegio

Alumnas y alumnos del Colegio Manuel Belgrano realizaron ayer una sentada en repudio a las actitudes autoritarias, machistas, misóginas, que abundan dentro del establecimiento educativo por parte de las autoridades escolares, que -según apuntaron los estudiantes- están encubriendo los casos de abuso y acoso que se viven desde hace tiempo en la institución. “Nos sentimos verdaderamente solos porque no tenemos ningún tipo de respaldo institucional”, denunció Lara Oberst presidenta del Centro de Estudiantes de dicha escuela secundaria.
El Colegio Manuel Belgrano quedó envuelto en un nuevo escándalo luego de que alumnas y alumnos del establecimiento hagan público una serie de casos de abusos, acoso sexual y maltrato que sufrieron dentro de la institución.
Oberst, quien también milita en la agrupación de izquierda MST, explicó que la sentada fue organizada por el Centro de Estudiantes, luego de que los directivos se negaran a dialogar y trabajar en conjunto con los alumnos para erradicar este tipo de situaciones dentro del colegio. “La medida la tomamos porque las autoridades no quieren aceptar lo que pasa y necesitamos que la sociedad y el Ministerio de Educación sepan lo que pasa acá adentro”, detalló la joven.

“Basta de acoso”.
La jornada de protesta, que llevó la consigna “Basta de Acoso”, inició ayer a las 12.45 -horario de salida del turno mañana y entrada del turno tarde- de la cual participaron chicas y chicos del colegio, algunas docentes de la institución y padres. “Leímos un informe donde expusimos nuestras experiencias, una murga realizó una intervención y le contamos a la gente que pasaba porqué hacíamos la protesta”, expresó la joven.
Posteriormente, los estudiantes realizaron puertas adentro una asamblea con el objetivo de delinear los pasos a seguir. De la reunión no participó el director del establecimiento, pero sí la vicedirectora, quien sin embargo abandonó el encuentro poco después de iniciado. Allí los alumnos decidieron solicitar la renuncia de los directivos, una nueva sentada en el hall del colegio sin ingreso a clases para hoy a las 7.45 y continuar con la lucha.

Urna.
El polémico caso del preceptor de 50 años -que prestaba servicios en el Colegio Manuel Belgrano- que abusó de una adolescente de 15 años fue lo que impulsó a los estudiantes llevar adelante una serie de actividades para abordar la problemática que, según denunciaron, son “cotidianos” en el establecimiento. “Eso fue la gota que rebalsó el vaso y, como fue detenido y no está en el colegio nos dio la confianza y el empoderamiento para empezar a denunciar esta situación”, aseguró Oberst.
Poco después de conocerse la gravísima noticia, el Centro de Estudiantes colocó una urna, donde chicas y chicos pudieron denunciar anónimamente acosos, abusos y maltratos por parte de docentes, no docentes y directivos. En total, se conocieron 70 testimonios por parte de las estudiantes, de las cuales 38 fueron elevados formalmente al Ministerio de Educación y la Policía, según especificó la joven.
El camino no fue sencillo para los estudiantes, ya que acusaron al equipo directivo de ser “cómplices” de esta problemática al “querer encubrir los casos de abuso”. Oberst sostuvo que el director de la institución siempre intentó “minimizar” lo sucedido y de “revictimizar” a los estudiantes al criticarlos por “no denunciar esto cuando sucedió”.
“Ahora no hay ningún tipo de diálogo con las autoridades, iniciamos las urnas, generamos espacios de concientización para que participen todas las alumnas y alumnos pero nunca tuvimos el apoyo. Nos sentimos verdaderamente solos porque no tenemos ningún tipo de respaldo institucional, pero por suerte contamos con algunos miembros de la comunidad escolar y de los padres”, agregó la joven.
Como respuesta oficial, dos autoridades de la cartera educativa provincial asistieron a la jornada y aseguraron a los chicos y chicas que iban a “investigar a fondo los casos”.

Persecución.
Otro de los puntos que se denunciaron en la sentada de ayer fue la “persecución” por parte de los directivos hacia las docentes que apoyaron el movimiento estudiantil y se encargaron de realizar la presentación formal de lo sucedido ante el Gobierno provincial y la Policía. “Tenemos que agradecer mucho a las profesoras que nos acompañaron y que ponen en riesgo su puesto de trabajo para defendernos”, indicó Oberst.
A su vez, planteó que -por participar de un espacio político de izquierda- la vicedirectora intentó difamar las actividades que se llevaron adelante en el colegio. “Esta persona visitó todos los cursos y les dijo que ‘tengan cuidado con las agrupaciones de izquierda’ porque ‘éramos violentos’. También acusó a las docentes de ‘manipularnos’ y ‘fomentar en nosotros el odio’ hacia las personas que estamos acusando, eso en vez de buscar una solución al problema”, subrayó la joven.

“Ya se inició la investigación”
Tras el escándalo que se destapó a raíz del caso de abuso de un preceptor (50) del Colegio Manuel Belgrano contra una alumna (15) de la institución, el Ministerio de Educación de la Provincia de La Pampa difundió un breve comunicado de prensa en donde informó que ya “se encuentran trabajando equipos técnicos de acompañamiento escolar” en el establecimiento.
En ese sentido, la cartera provincial aseguró que “desde el momento que se conocieron los hechos -las denuncias de abuso, acoso sexual y maltrato que los estudiantes del Belgrano presentaron- se abrieron las correspondientes investigaciones sumarias a través del accionar de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y el Tribunal de Disciplina del Ministerio”, los cuales están en “pleno desarrollo”.
“Todo el accionar está dirigido al cuidado y la preservación de niños menores de edad y jóvenes de la propia institución educativa”, cerró la cartera provincial, en un comunicado que brindó como respuesta a los acontecimientos vividos en el Colegio Manuel Belgrano.

ESI.
Por su parte, autoridades municipales también se hicieron eco de las graves denuncias que plantearon los estudiantes del Belgrano y ofrecieron, tanto a alumnos como directivos, las herramientas que la comuna tiene a disposición a través de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dnayf) de la comuna.
Según informó el municipio en un comunicado, Rodrigo Lofvall, director del área, se reunió con el director del colegio, a quien le ofreció la realización de charlas de prevención del abuso y de Educación Sexual Integral.
Por otro lado, el funcionario municipal, luego de la sentada, dialogó con algunos estudiantes y sus padres ofreciendo los espacios y estructura de la Dnayf a los adolescentes y sus familias, que sientan se haya vulnerado algún derecho y necesiten asesoramiento o intervención profesional de cualquier tipo.
En ese sentido, al igual que el Ministerio de Educación, la comuna también puso a disposición un Equipo Técnico de Protección Integral de Derechos, compuesto por profesionales de distintas disciplinas y que abordan habitualmente este tipo de situaciones.