Inicio La Pampa Aclaran que el río Atuel "sigue cortado"

Aclaran que el río Atuel «sigue cortado»

EN RECURSOS HIDRICOS DICEN QUE EL INGRESO DE AGUA NO GENERO COMPLICACIONES

Tras la publicación en varios medios de comunicación, tanto escritos como virtuales, y muchos posteos en redes sociales, sobre la llegada de un poco de agua a la localidad de Algarrobo del Aguila por el cauce del río Atuel, la Secretaría de Recursos Hídricos salió a aclarar que no es el río en si mismo sino una consecuencia de abundantes lluvias caídas en el sur de Mendoza. «El río Atuel sigue cortado», sostuvo el director de Política Hídrica de la Secretaría de Recursos Hídricos, Gastón Buss.
A diferencia de pulsos anteriores, en los que transmitió abundantes fotografías y datos diarios sobre el avance y posterior retroceso del caudal ingresante, esta vez la Secretaría de Recursos Hídricos no compartió ninguna información sobre la llegada de un pequeño caudal del Atuel que avanzó a ritmo lento y la semana pasada ya estaba frente a Algarrobo del Aguila.
A diferencia de los pulsos que informó Recursos Hídricos -que se agotó en pocos días-, el ingreso actual lleva varios días activo y ya avanzó más allá de Algarrobo del Aguila. Al día de ayer permanecía un pequeño escurrimiento.

«Sigue cortado».
En declaraciones que realizó al informativo de LU89 Canal 3, y que luego compartió en la página oficial de la repartición en Instagram, el director de Política Hídrica de la provincia, Gastón Buss, aclaró que «el río Atuel sigue cortado» y que este ingreso de agua «proviene mayoritariamente de lluvias extraordinarias que se dieron en el sur de Mendoza, sumado a aguas de reúso que escurren por el cauce».
«Actualmente el área de riego de la vecina provincia se encuentra en temporada de ‘corta’ lo que implica que no se está derivando agua para esta actividad, y los embalses se encuentran cerrados almacenando agua para el próximo período», afirmó el director.
«El agua que escurre, está lejos de ser un caudal propio del río Atuel, el cual se almacena y utiliza el 100 por ciento en territorio mendocino», remarcó. «Entonces, tanto el agua de reúso como las lluvias originaron el escurrimiento actual, y saturan poco a poco el recorrido del cauce y humedales».

Sin inconvenientes.
La llegada de escurrimientos a la localidad de Algarrobo «responde a este comportamiento, puntual y amortiguado», detalló Buss siempre según la página en Instagram. El agua «no ha provocado inconvenientes en el área de bañados ni en los puestos de la región», aseguró.
Los volúmenes ingresantes «disminuyen paulatinamente hasta que vuelva a mostrar valores nulos en un corto plazo», vaticinó.
Respecto a la localidad de Algarrobo del Aguila, Buss afirmó que «el caudal es tan bajo que no llega a registrarse», un dato que -a diferencia de los pobladores de esa localidad, que quisieran ver un volumen abundante pasando frente al pueblo-, el director valoró como un hecho que «demuestra la importancia del área de bañados previo a este punto, como amortiguadores y proveedores de servicios ecosistémicos y ambientales».

Reclamos.
Esta última consideración pareciera ser una respuesta al intendente de Algarrobo del Aguila, Oscar Gatica, quien había planteado cierta queja contra un sector de los funcionarios del gobierno provincial que anteponen sus ideas ambientalistas a la necesidad de atender los reclamos de la gente que vive junto al río.
El intendente planteó la necesidad de canalizar el río a fin de lograr que el agua avance más rápidamente dentro del territorio pampeano y más pobladores puedan disfrutar de sus beneficios, y en segundo lugar para evitar que ese área de bañados, donde el río se derrama e inunda los campos cercanos, genere complicaciones a esos ribereños.
El planteo de Gatica fue respaldado, por lo menos en redes sociales, por otros pobladores y vecinos comprometidos con la causa hídrica.