Inicio La Pampa Actos por el Día de la Memoria en toda la provincia

Actos por el Día de la Memoria en toda la provincia

EL GOBERNADOR DEPLORO EL PAPEL QUE LE CUPO A LA POLICIA PAMPEANA

El parlamentario del Parlasur, Eduardo Nelson Nicoletti, fue detenido durante las primeras horas del 24 de marzo de 1976 en la sede del diario que dirigía, «La Capital». Lo retiraron encapuchado de la redacción y lo alojaron en el Pabellón 4 de la Colonia Penal de Santa Rosa, para luego trasladarlo a la cárcel de máxima seguridad de Rawson, donde sufrió golpizas y torturas hasta su liberación en noviembre de 1976. En el día de ayer, y a 45 años del golpe, Nicoletti fue homenajeado en el acto realizado en el Espacio de la Memoria del Parque Don Tomás.
En su discurso, Nicoletti señaló: «Tengo el privilegio de estar aquí luego de haber sobrevivido a aquella tragedia de la que hasta el día de hoy sufrimos sus consecuencias. Y tengo el privilegio de poder decir acá que no nos han vencido».
«Dejamos 30.000 compañeros en el camino, infinita cantidad de madres increíblemente doloridas, y hemos visto morir a padres solos de tristeza. A lo largo de todos estos 45 años hemos visto avances y retrocesos, que por momentos nos hacían perder la esperanza de que pudiéramos reconstruirnos como sociedad. No tienen una idea lo que significa poder estar ante mis vecinos, amigos y compañeros, sobreviviendo no solo a lo que fue aquella terrible dictadura, sino incluso a una serie de enfermedades que hemos atravesado, incluido el último gobierno de Macri», afirmó el parlamentario.

Construcción colectiva.
«Participamos de una construcción colectiva que nos permite hoy tener una mirada piadosa sobre el accionar de los argentinos y de los pampeanos, en búsqueda de la memoria, la verdad y la justicia. Desde donde yo lo veo, me surge reconocer al presidente Raúl Alfonsín, con su ‘Nunca Más’. Ver a Videla, que con su lapicera me mandó preso, en el banquillo de los acusados dando cuenta de sus crímenes, me surge un profundo agradecimiento», dijo Nicoletti.
Y añadió, «también en La Pampa, durante ese primer gobierno desde la recuperación de la democracia, cómo no reconocerle a Rubén Marín el coraje y la valentía de mandar a investigar los Derechos Humanos de los pampeanos. Y desarrollar múltiples acciones para sanar las heridas de una sociedad destrozada».

Artistas.
Asimismo, Nicoletti destacó el trabajo de la Cámara de Diputados, en la reivindicación de los artistas, entre los que nombró a «Pinky» Pumilla, «Cacho» Evangelista, Delfor Sombra, «Gallego» García, «Lalo» Molina, Roberto Yacomuzzi, y Edgar Morisoli, por la creación del «Cancionero de los Ríos».
«Ese Cancionero de los Ríos, fue bancado política y económicamente por la Cámara de Diputados, donde además del oficialismo había un presidente de la Comisión de Ríos Interprovinciales, tu padre Luciano -le dijo al intendente- que bancó aquella osadía. No era solo levantar de los cassettes las canciones grabadas en las cocinas, sino desde ese espacio institucional reconocer a quienes habían sido perseguidos, ninguneados, encarcelados y exiliados, dándoles el lugar que se merecían en esta sociedad, revalorizando su arte, que la dictadura había intentado acallar», afirmó.

Reconocimientos.
En esa línea, el parlamentario indicó: «Cómo no levantar con orgullo la figura del ex presidente Néstor Kirchner, que cambió de lugar la lucha de los Derechos Humanos, y la puso en un sitio del que no retrocederemos jamás, y que profundizó la presidenta Cristina, con otras medidas, que en el fondo han conseguido crear una especie de columna vertebral a lo largo de todas estas acciones».
Y añadió: «Estas acciones nos permitieron aguantar firmes cuatro años de negacionismo e intentos de olvido, pero aquí estamos, porque hubo acciones de gobierno, en la Nación y en las provincias».
Asimismo, dijo, «cómo no reconocerle a Carlos Verna haber jerarquizado el espacio institucional de los derechos humanos en La Pampa. Como parlamentario del Parlasur, junto con quien era responsable del área de derechos humanos, Tony Curciarello, pude depositar en resguardo y custodia, en el edificio de Montevideo, copias de toda la documentación pampeana sobre los derechos humanos, incluidos los registros audiovisuales de los juicios de la Subzona 14».

Homenajes.
Más adelante, Nicoletti agradeció la posibilidad de poder «homenajear a los muertos y desaparecidos pampeanos. El gobernador Ziliotto oficializó una nueva y extensa lista de desaparecidos pampeanos en todo el país. Cómo agradecer el reconocimiento de tanta gestión oficial. Pero en este reconocimiento a quienes dieron la vida, quiero agregar a quienes sobrevivieron al terror, y están con nosotros, y han comprometido en estos 45 años, su militancia y su vida, para ser un testimonio de que definitivamente no nos han vencido».
«Aquellos sueños, anhelos y utopías, siguen siendo el motor de muchos sobrevivientes. Como las mujeres se han cargado sobre sus hombros los últimos movimientos que han conmovido a este país, quiero en la figura de una compañera, amiga y admirada, Cristina Ércoli, saludar a todas las mujeres que regresaron de aquel infierno, y hoy siguen comprometidas con la militancia», aseveró.
Finalmente, concluyó su alocución arengando: «Nuestros desaparecidos pampeanos, presentes, ahora y siempre. Treinta mil compañeros detenidos desaparecidos, presentes, ahora y siempre. Ahora y siempre».

Cenizas de Lila Sotelo yacen en Conhello
El acto central de la provincia por el Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia realizado ayer en Conhello fue sumamente emotivo. El relato de Fernando Pérez, hijo y hermano de desaparecidos, hizo lagrimear no solamente al público, sino también al gobernador Sergio Ziliotto. Además le entregó al mandatario pampeano un pañuelo de su madre recientemente fallecida, quien militó en Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Y en el cierre del acto, adhiriendo a la propuesta Plantando Memoria, esparció cenizas de su madre cuando se plantó un caldén en la plaza de la localidad.
El acto oficial en La Pampa recordó a Mario Aníbal Castro y Ramerio Pérez, ambos nacidos en Conhello y víctimas del terrorismo de Estado. Y también de Eduardo Alfredo Pérez y Felisa Sotelo, hijo y esposa de Ramerio. Estuvieron presentes, además, el vicegobernador Mariano Fernández; la senadora Norma Durango; los ministros Daniel Bensusán (Gobierno, Justicia y Derechos Humanos), Pablo Maccione (Educación) y Antonio Curciarello (Conectividad y Modernización); los legisladores provinciales Julio González, Oscar Zanoli y Valeria Luján; además de autoridades provinciales y municipales.

Los recordados.
El conhellense Mario Aníbal Castro fue secuestrado en Tigre y asesinado por la Triple A el 21 de marzo de 1976 en Escobar. Fue militante del Partido Comunista y del Sindicato de los Madereros de Tigre, donde trabajó hasta los 31 años. Las autoridades provinciales «no pudieron dar con sus familiares», pero tienen conocimiento que tuvo un hermano nacido en 1946 también en Conhello. Hizo pareja con Elsa Teresita Mansilla, con quien tuvo tres hijos: Marcelo, Pablo y Patricia, según los datos aportados por el Archivo de la Memoria de Tigre.
En el caso de Ramerio Pérez, nació en 1929 y en su familia eran hacheros y trabajaban en bosques de caldén de la zona, pero quedó huérfano de muy jovencito y partió en busca de nuevos horizontes hacia Buenos Aires. Fue trabajador grafico. Allí conoció a la enfermera Felisa Nilda «Lila» Sotelo, con quien tuvo tres hijos: Eduardo Alfredo, Jorge Luis y Fernando Adrián.
Un grupo de tareas bajo las órdenes del inefable Turco Julián irrumpió en la vivienda familiar en Villa Celina, en La Matanza, el 10 de octubre de 1977. Se llevaron a Ramerio y su hijo Eduardo, después de torturar a Fernando. Lila Sotelo fue una reconocida militante de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Relato estremecedor.
Fernando Pérez pronunció ayer un estremecedor discurso en el acto que se desarrolló en Conhello, donde inicialmente resaltó el «honor y orgullo estar presente en el pueblo donde nació mi padre». Admitió que aún «la familia está en carne viva porque hace pocos días Lila dejó de estar físicamente».
En uno de los párrafos más sentidos, narró que los familiares de las víctimas «necesitamos saber donde están sus cuerpos porque después de 45 años los represores nunca dijeron la verdad».
Lamentó que el año pasado se suspendió el acto del Día de la Memoria por la pandemia de la Covid 19, porque «nos estábamos organizando con Lila, mi pareja e hijos para venir a este acto».
«Mi madre tenía el deseo de poder transmitir con actos simbólicos lo que significo la lucha por la memoria, la verdad y justicia, y llegar a 45 años de esta historia donde tuvimos muchos años de impunidad», dijo. Y recordó que aún existen muchos que pretenden que se olviden los hechos ocurridos durante la última dictadura militar. «(Mauricio) Macri permanentemente cometió actos de negacionismo teniendo absoluto desprecio por lo que sentimos las víctimas», ejemplificó.

Tortura, en primera persona.
Fernando Pérez en otro párrafo de su discurso, relató en primera persona cómo afrontó torturas de los militares. «Cometían actos absolutamente inhumanos y degradantes, y puedo dar cuenta de eso. A mí, delante de mi padre y mi madre, con solo 8 años de edad me torturaron con el propósito de generar un motivo para matarnos a todos», recordó llorando. «Lila -continuó- generó una situación de confusión a la patota que ingresó a mi casa, que la conducía el torturador y perverso El Turco Julián, que fue quien decidió torturarme y no tuvo ningún miramiento con mi edad».
En el cierre del discurso, le pidió a sus familiares que le acercaran una caja -fabricada por sus hijos- donde guardaba una foto de su padre y el pañuelo blanco que identifica a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Y se lo entregó al gobernador Sergio Ziliotto. «Mi madre quería venir a entregarte principalmente su pañuelo», y lo calificó como «un símbolo de lucha». Y le pidió al mandatario pampeano que cuando «tomen medidas de gobierno no se olviden que hay luchas previas» porque «mi padre y mi hermano y toda mi familia querían y luchaban por un pueblo con justicia social».

Asistencia y ley.
El subsecretario de Derechos Humanos, Juan Pablo Fasce, sostuvo que se debe continuar «construyendo memoria contra el olvido». «Hay que seguir haciendo memoria y buscando la verdad», y continuar «promoviendo los actos de justicia que aún están pendientes», indicó el funcionario.
Y en el discurso anunció que el próximo 12 de abril comenzará la tercera etapa del juicio de lesa humanidad por la Subzona 14, por los delitos cometidos durante la última dictadura militar en La Pampa. «Se van a juzgar la responsabilidad de los represores pampeanos por los secuestros, las torturas y por los abusos a la integridad sexual perpetrados», enfatizó.
Anticipó que desde el Gobierno pampeano ya se anunció que se respaldará «el accionar de la Justicia y se va a garantizar el derecho de las víctimas y sus familiares durante todo el proceso judicial, de hecho ya hemos comprometido un dispositivo de asistencia y acompañamiento a las víctimas, testigos y sus familiares, antes, durante y después de su participación en el juicio».
«La defensa de los derechos humanos ha sido una política de Estado permanente en La Pampa, donde nuestro gobernador (Sergio Ziliotto) no hace más que mantener y darle continuidad a una política de Estado que ya había impuesto su antecesor Carlos Verna», destacó.
Además, indicó que recientemente participó en el Foro Regional norpatagónico donde se debatió el Régimen reparatorio de los ex presos políticos, y se analiza impulsar un proyecto para modificar la Ley Nacional 26913. «Esa normativa quedó desfasada y la reparación económica que se ofrece a los ex presos y presas políticas quedó desfasada, y lo más importante es que no contempla una cobertura de salud y estamos hablando de personas que ya tienen mas de 65 años y naturalmente obliga el tratamiento de este proyecto de ley», explicó.

Políticas comprometidas.
El intendente Pablo Cervellini recordó a los conhellenses asesinados durante la última dictadura, pero también se acordó del castense Sergio García que fue asesinado por la Triple A, y destacó que junto a su familia «tenían un vínculo muy estrecho con Conhello».
Hizo hincapié que en Argentina «venimos de cuatro donde un gobierno nacional se encargó de negar y minimizar lo sucedido durante la ultima dictadura, pero por suerte en nuestra provincia durante estos años se han sostenido políticas públicas comprometidas con los derechos humanos».