Inicio La Pampa Acusaciones cruzadas por terrenos

Acusaciones cruzadas por terrenos

Intentaron demoler una construcción usurpada por una persona con discapacidad, en el barrio «El Faro». El apoderado del terreno dice que el usurpador fue quien empezó a demoler la casa, e intentó estafar a personas vendiendo los terrenos.
El usurpador, de nombre Diego, le relató a un cronista de LA ARENA que «la realidad es que yo estoy acá usurpando, no te voy a mentir, pero es porque no tengo otro lugar donde vivir. Tuve un accidente hace más de dos años, me atropellaron en un semáforo y terminé 20 días en coma. Cuando me desperté del coma, me tuvieron que fracturar los huesos de las piernas, la cara y el brazo para poder operarme, porque había pasado mucho tiempo, y me quedó una discapacidad en el brazo, se me cortó un tendón y no se pudo solucionar».
«Mi problema es que en el estado en que estoy no consigo trabajo, yo se que a pesar de mi discapacidad puedo hacerlo, pero no me dan en ningún lado. El Estado Nacional me rechazó una pensión por discapacidad, porque dicen que puedo trabajar, pero nadie me da trabajo, y el estado provincial supuestamente me va a dar la pensión, tengo todos los trámites hechos, pero hasta que no eso no salga, no tengo donde ir, no tengo como alquilar algo».

La propiedad.
La usurpación se dio en las ruinas de una construcción, que habría sido una vivienda, en un terreno de más de cinco hectáreas, ubicado sobre la calle Pedro Imaz, en el barrio El Faro. Un empresario de apellido Morán, apoderado legal de los propietarios del terreno, explicó que «El terreno es de una familia que vive en Rosario, Santa Fe. Lo tienen hace muchísimo tiempo, y por cuestiones burocráticas no se pudo terminar de subdividir para venderlo. Hay un lote en litigio con el municipio, y eso impide hacer cualquier operación».
Morán, señaló que «En el lugar vivía una persona que se dedicaba a criar caballos, le servía porque antes había funcionado una escuela de equitación y habían quedado caballerizas. Él vivía acá, a cambio de cuidar el terreno, pero cuando se fue se instaló esta persona que está ahora. Le propusimos algo parecido, como no tenía donde quedarse, que cuide el lugar y pague la luz solamente».
«Este muchacho se instaló, se hizo el cambio de domicilio, en el DNI le figura esta dirección, y empezó a hacer todo mal. Tiró un cable, por el suelo hasta el bombeador, que está 50 metros para adentro. Estaba todo así nomás, encintado, así que le pedí la baja en la CPE, porque pasa alguien, se electrocuta una criatura, y acá los responsables vamos a ser nosotros. Ahora tiene un grupo electrógeno para abastecerse».
El apoderado señaló además que «lo más grave fue que este tipo empezó a demoler todas las paredes contiguas a la casa y se lo fue llevando todo. Se robo una casa por partes. Llegamos a proponerle que termine de demoler todo, y que se lleve todo, para que se vaya de una vez, pero con la excusa que no tiene donde irse, tampoco aceptó».

¿Intento de estafa?
Morán señaló que como apoderado, tiene fijado el domicilio legal en una inmobiliaria que pertenece a sus hijos. «Los chicos empezaron a recibir a personas que averiguaban por terrenos muy baratos a la venta en la zona. Resulta que este hombre los ofrecía como que eran de él, a muy bajo precio. Cuando averiguaban en el municipio, los mandaban a la inmobiliaria, que es el domicilio para recibir todas las notificaciones, y ahí se enteraban que este hombre estaba intentando estafarlos».
«Hoy (por ayer) vino un trabajador nuestro, a demoler los restos de las paredes que quedaban en pie, porque también tienen peligro de derrumbe, y el muchacho este, que ya está denunciado por nosotros, llamó a la policía y nos impidieron seguir trabajando. Hay varias denuncias, que ya estan en fiscalía, así que veremos como sigue esto. Yo lo que espero que lo desalojen de una vez», señaló.