Advertencia por la creciente presencia de pooles de siembra

(Eduardo Castex) – “Este modelo económico beneficia a los grandes grupos y los pooles de siembra están volviendo en el norte de La Pampa. En el departamento Chapaleufú ya hay contratos firmados donde Los Grobo (NdR: se refiere a la familia Grobocopatel, apodados “los reyes de la soja”), Nidera y Cargill están pagando entre 800 y mil kilos de soja por hectárea. Y obviamente que el pequeño productor le tira el campo por la cabeza, porque no vas a criar cerdos o leche o ganadería que es un proceso largo y te cambian las reglas todos los días”, criticó ayer el director del Distrito 8 de Federación Agraria Argentina (FAA), Néstor Soria.
“Además, de Los Grobo seguramente aparecerán otros, y esto es menos chacra, menos trabajo, más gente que va a golpear la puerta en las municipalidades porque los pooles de siembra no compran ni la galleta que se come en el campo”, cuestionó el entrevistado. Además, existe información que los productores maniceros están ofreciendo entre 400 y 500 dólares por hectárea para alquilar campos en el norte pampeano.
El dirigente de FAA criticó la aplicación de las retenciones agropecuarias que ya oficializó el macrismo, argumentado que Argentina se encuentra “en emergencia”. “Esto es muy parecido a la ley 125 de Cristina (Fernández)”, comparó Soria.
El entrevistado se quejó porque la administración macrista no hizo “una segmentación” de las retenciones agropecuarias. “Las retenciones le pegan a todas las producciones, pero esto que producimos en La Pampa es para consumo interno. El trigo es para el pan, la carne va a la mesa de los argentinos. Compramos insumos a valor dólar y vendemos nuestra producción en un mercado interno desfinanciado, castigado con la inflación y con poca capacidad de compra”, disparó.
“Es cierto que aumentaron las exportaciones, pero son el 15 por ciento (de la producción). Y se exporta la vaca vieja a China, porque nadie hace novillo de exportación porque es muy caro y te fundís o quedas hecho”, agregó.

“Macri faltó a la palabra”.
“Acá se azota y se castiga al buey que más empuja. Eran previsibles (las retenciones) porque las medidas se toman desde una perspectiva de la emergencia y la desesperación, para achicar el déficit. Pero, acá lo más grave de todo esto es que el Presidente (Mauricio Macri) incumple su palabra”, cuestionó el dirigente de FAA.
“Se acaba de sembrar la cosecha fina que será muy grande porque la gente invirtió y ahora que está en la primera etapa de emergencia te cambia las reglas, y habrá dos tipos de dólar porque uno será pleno a lo que imponga el mercado para pagar los insumos y el otro dólar para vender nuestra producción con las retenciones que le quepa a cada esquema productivo”, explicó.
“Estos tipos (del Gobierno Nacional) se gastaron más de 80.000 millones de dólares en dos años y pico que llevan de gobierno; y en el último año se gastaron 28.000 millones de dólares para solventar la timba financiera”, disparó Soria.
-La FAA representa a los pequeños y medianos productores, ¿tienen previsto algún reclamo o medida de fuerza?
-Tenemos que reconocer a este gobierno que siempre tuvimos diálogo abierto. Hace poco el presidente Macri recibió a las entidades agropecuarias para prometer que no se tocarían las retenciones. Acá dialogás con el Presidente, los ministros, pero no te escuchan. Las medidas que se tomaron para nada contemplan los reclamos que transmitimos desde FAA. Nosotros el 20 y 21 tendremos el congreso anual, que seguramente será un congreso caliente y algo saldrá. Acá los más beneficiados son los grandes grupos (económicos) y la timba financiera.
-¿Los productores ya están sintiendo las consecuencias de este modelo económico?
-Sí, por supuesto. Los aumentos de los insumos en dólares, el incremento de los combustibles y ahora más carga tributaria. Los resultados ya se están viendo porque los productores de cerdos están cayendo como moscas, los tamberos están desapareciendo. Este modelo con pocas espaldas no lo resistís.
-¿Cómo está repercutiendo en La Pampa?
-En La Pampa venimos con emergencias por inundaciones y sequía. Todos hablan de una brillante producción de trigo y en el año no cayeron 200 milímetros. Esto es música para estas medidas que no son amigables. Acá hay mucho endeudamiento. Las cadenas de pago están complicadas. Los proveedores del campo, no cobran. Los laboratorios no entregan las listas de precios, y necesitás los insumos. El único precio que te dan es del combustible que aumenta todas las semanas.