Inicio La Pampa Advierten por una "ola usurpadora" de casas

Advierten por una «ola usurpadora» de casas

MADRE CON 3 HIJOS INGRESO A UNA CASA DESHABITADA

Una joven madre de 26 años ingresó en la noche de este jueves a una vivienda de la calle Catriel Sur al 800, del barrio Obreros de la Construcción, al norte de Santa Rosa, junto a tres niños de 11, 7 y 4 años. También había dos hermanas más chicas de la joven. El ingreso a la casa ocurrió pasadas las 20, pero cerca de las 22 el propietario habría ido al lugar y habría amenazado a la mamá por meterse en el inmueble. Varios móviles de la Delegación Norte -al menos tres patrullas- fueron al lugar para llevar cierta calma y que la situación no pase a mayores. Finalmente, el propietario de la casa se fue y la joven se quedó en la vivienda, junto a los menores. Un grupo de mujeres, amigas de la joven madre, aseguraron a un cronista de LA ARENA que a través de las redes sociales se estaba informando sobre las viviendas deshabitadas y que podrían llegar a registrarse una «ola usurpadora» en distintos puntos de la capital.
Si bien no fue posible dialogar con la joven mamá (identificada como G.C.), un grupo de amigas de ella que estaban fuera de la casa aseguraron que «ella ya se conocía con el dueño, que además tiene dos casas más. El le había prometido dársela para que viva, y ella vino y se metió», confiaron.
El sitio en cuestión presentaba notable abandono, los yuyos en el frente estaban demasiado altos y entre la casa y un tapial que divide esa casa con la vivienda vecina podía verse una montaña de cacharros, chapas y plásticos. Esto ya había traído problemas en la cuadra por la presencia de ratas, que presuntamente provenían de ese lugar.
Si bien se hizo una denuncia, y por ello llegó la policía, la mujer no dejó la casa y, por supuestas amenazas, un patrullero con dos efectivos iba a quedarse custodiando el frente del inmueble.

«Para guardar cosas».
La vivienda por dentro no tenía nada. No había muebles, ni electrodomésticos. Según dijeron las amigas de la joven, «el dueño la tenía para guardar cosas»; y «se la cuidaba una vecina». Además, confiaron que ella llegó hasta ahí porque «una vecina denunció en las redes sociales que la casa estaba deshabitada… por eso se metió».