Inicio La Pampa Advierten por baja de caudales

Advierten por baja de caudales

LOS GLACIARES ACUMULAN CADA VEZ MENOS AGUA

Un investigador de Conicet afirmó que «los caudales de los ríos cada vez se van a alimentar de glaciares más pequeños», fenómeno que incluye los ríos Atuel, Grande, Barrancas y otros de las cuencas del Desaguadero y del Colorado.
Un investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales de Mendoza, advirtió que el Cambio Climático está provocando un retroceso en los glaciares que alimentan a los ríos de la región cordillerana. Este fenómeno es el causante de que los ríos de esa provincia y de gran parte del centro de Argentina, estén escurriendo con caudales más bajos que los históricos.
Juan Rivera, investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla, CCT Conicet) fue entrevistado por la FM Vos, que pertenece al diario mendocino Diario de San Rafael, sobre el tema y dejó conceptos interesantes y a la vez preocupantes, tanto para esa provincia como para la nuestra.
En esta región del centro del país, los estudios los estudios científicos liderados por el Conicet durante los últimos 10 años han arrojado que los glaciares que alimentan a los ríos se reducen cada vez más y que año a año la tendencia de menos precipitaciones níveas y pluviales parece instalarse, al igual que el incremento de temperaturas medias.
«Estamos en un año bastante particular», sostuvo Rivera a la consulta del diario. «En la parte nívea, el déficit arrastra 10 años consecutivos de malos acumulados de nieve y esto repercute en los cuerpos de hielo», porque en vez de actuar como recarga de estos cuerpos de hielo y acumular nieve al glaciar, «el déficit de precipitaciones hace que los glaciares crezcan menos y esa nieve (la que debería acumularse de un año para otro) es la que se derrite y lleva agua a los ríos».
«Los caudales a la larga cada vez se van a alimentar de glaciares más pequeños», definió el investigador. «Hay que superponer esta falta de precipitaciones a un incremento de la temperatura media, entonces las áreas más bajas de los cuerpos de hielos se están derritiendo cada vez más rápido», explicó.

Mediciones.
El déficit de precipitaciones «se va mantener a lo largo del verano, que es un trimestre sin precipitaciones níveas pero sí donde se registran la mayor cantidad de precipitaciones líquidas en el llano. Se va mantener el déficit en el verano y el otoño y en el invierno se va solapar con las primeras nevadas, ya va haber problemas asociados a falta de nieves en esos meses».
Sobre mediciones concretas del impacto en los glaciares del cambio climático respondió que «hay mediciones y tenemos muchos datos satelitales, surge que en los últimos 10 años hubo una baja acumulación de nieve en alta montaña y un incremento en las temperaturas».
A su entender, el Departamento General de Irrigación de Mendoza «está muy al tanto de la situación que vivimos, los reservorios están con acumulación muy baja, esto hace que haya que optimizar las prácticas de riego para la agricultura. Sobre el consumo particular del agua nosotros podemos hacer un aporte ciudadano con el agua para riego hogareño», evaluó.
«El panorama -afirmó- es bastante complicado y esos ríos son los que recargan los embalses y cualquiera puede ir un fin de semana y ver su estado, donde las reservas de agua no son las adecuadas».