Advierten por venta de leña y verduras

Los vendedores de leña que se ubican en la Avenida Perón, en el trayecto entre Santa Rosa y Toay, deben contar con el permiso habilitante de la Municipalidad de Santa Rosa, de acuerdo a lo que establece la ordenanza 953/89.
La comuna advirtió que “está totalmente prohibida por ordenanza la venta de leña, fruta y verduras en la vía pública y/o en locales comerciales que no cuenten con la habilitación comercial correspondiente”.
“Ante consultas o denuncias relacionadas con la venta ilegal de productos en forma ambulante o en la vía pública”, se recordaba la vigencia de la ordenanza que regula esa actividad. Además se indicó que los interesados podrán comunicarse con la línea de Reclamos, al 147, o con la oficina de la Dirección de Sanidad y Control de Actividades Económicas, teléfono 700533.
Lo que se sabe es que solamente dos o tres vendedores de leña en la vía pública cuentan con autorización de la Municipalidad, por lo que seguramente -y ante esta nueva recomendación- es probable que los que se ubican a lo largo de Avenida Perón reciban la visita de inspectores para verificar su situación.
Los vendedores tendrán que ponerse en regla para seguir trabajando, y los que no lo tienen conseguir el permiso habilitante mediante el pago de un canon mensual. De lo contrario podrían exponerse a que se le labre una acta de infracción, e incluso a la posibilidad que se le pudiera decomisar la mercadería.
Hoy solo un par está pagando su arancel, y habría algunos otros que se ubicarían de manera ilegal, y que en breve deberían regularizar su situación.

Ambulantes.
Por otra parte fuentes municipales señalaron, con respecto a la presencia de vendedores ambulantes en el centro de Santa Rosa, que dos de ellos ya se instalaron en sus respectivos locales -uno en Yrigoyen, frente a la plaza, y otro en calle Avellaneda-, en tanto otros once están dialogando con la Cámara de Comercio y con una inmobiliaria para tratar de alquilar de manera conjunta y vender allí sus productos.
Cabe recordar que una ordenanza del año anterior había determinado cambiar de 4 a 2 -uno por vereda- la cantidad de vendedores ambulantes en el microcentro, siempre que vendan mercadería que no colisione con comercios del mismo rubro y actividad.