Inicio La Pampa Advierten que Mendoza puede seguir "embarrando la cancha"

Advierten que Mendoza puede seguir «embarrando la cancha»

LA FUNDACION CHADILEUVU Y EL FALLO DE LA CORTE SUPREMA

La Fundación Chadileuvú (Fuchad) celebró la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, quien el pasado jueves fijó el caudal mínimo provisorio (3,2 m3/seg) al curso del río Atuel en el punto interprovincial Mendoza y La Pampa. «Es una etapa más de una lucha llevada a cabo desde hace más de un siglo», precisó la entidad, que destacó a los dirigentes que Héctor Torroba, Leopoldo Casal, Víctor Arriaga, Edgar Morisoli y Raúl D’Atri, quienes estuvieron al frente de este histórico reclamo.
A través de un comunicado de prensa, la Fundación mostró su satisfacción por el fallo de la Corte respecto a un pedido que lleva más «de un siglo» y que tuvo consecuencias devastadoras, no solo ambientales, sino económicas y sociales, para el oeste pampeano.
«En ese lapso los pobladores del Territorio de La Pampa no dejaron de reclamar la restitución de un caudal que permitiera reactivar el cauce del río, siquiera en los términos que prescribía la resolución 50/49 de Agua y Energía. En el marco de esas acciones podemos citar algunos hitos: el fallo de 1987 que estableció la interprovicialidad del Atuel, hecho que era negado por Mendoza; el fallo del 2012 del Tribunal Latinoamericano del Agua que declaró la violación al derecho humano al agua por parte de la provincia mendocina».

Fallo del 2017.
El paso previo a la conquista del jueves pasado, destacó la Fuchad, fue cuando en 2017 la CSJN dictaminó que «el río Atuel pertenece tanto al dominio originario de Mendoza como al dominio originario de La Pampa» e instó a las partes «a acordar en el plazo de 30 días un caudal hídrico apto; acto que no pudo realizarse debido al desacuerdo entre la propuesta pampeana de 3.4 m3 /s y la mendocina de 1.6 m3/s».
«Ante el desacuerdo insalvable, la Corte arbitró un caudal muy cercano a la exigencia de mínima de La Pampa, considerando dicho caudal de 3.2 m3/seg. como una meta interina, fijada en el marco del principio de progresividad , es decir que el caudal establecido deberá ser ajustado en el tiempo conforme surja de las evaluaciones de la evolución de los ecosistemas perturbados y de los aprovechamientos que se realicen», celebraron.

Optimismo.
«La Fuchad considera con optimismo el fallo de la CSJN. Sin embargo no puede dejar de realizar algunas consideraciones por las cuales estima que dicho fallo constituye una etapa de esta muy larga controversia», indicaron, ya que «nuestra provincia, en el curso de todos estos años ha adquirido una vasta experiencia respecto del diálogo con Mendoza y hablando en términos futbolísticos, apreciar su habilidad para sacar la pelota fuera de la cancha y en embarrarla».
«Por eso estimamos que queda un camino importante por transitar hasta ver consumadas todas nuestras aspiraciones, aspectos que demandarán conversaciones efectivas entre ambas provincias. El fallo de la Corte si bien hace mención a la salinidad de las aguas en el cauce reactivado, no fija ningún valor al respecto», advirtieron. Ante esto, la Fundación planteó que «el agua a liberar» en el punto interprovincial debe tener «los mismos valores de salinidad que los registrados en el lago de la represa de Valle Grande».
En cuanto a las obras por realizar, plazos y reparto de su financiamiento entre las dos provincias y Nación, seguramente también será motivo de discusión; también deberá acordarse la modalidad del monitoreo ambiental que permita evaluar la mejora de los ecosistemas mediante el caudal arbitrado.
Otro hecho muy significativo que la Fundación acoge con gran beneplácito es la propuesta superadora de la CSJN de reemplazar la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior (CIAI) por la Comisión Interjurisdiccional del río Atuel, en otras palabras un Comité de Cuenca. «Esta propuesta viene a poner fin a una aberración hídrica y jurídica cual era el fraccionamiento de la cuenca», precisaron.
Para finalizar, la Fuchad consideró un acto de justicia el hacer mención a los miembros de la Fundación que han batallado a través de las décadas por la restitución del Atuel y no han podido ver consumada su brega;, son muchos por esa razón mencionaremos únicamente los que han estado en puestos de conducción: Héctor Torroba, Leopoldo Casal, Víctor Arriaga, Edgar Morisoli y Raúl Celso D’Atri.