Inicio La Pampa La Pampa declaró el alerta por los casos de sarampión en Buenos...

La Pampa declaró el alerta por los casos de sarampión en Buenos Aires

El Ministerio de Salud de la provincia de La Pampa alertó a la población a realizar la consulta médica correspondiente si se presenta fiebre, más una erupción en la piel, sobre todo si las personas tienen el antecedente de haber realizado algún viaje a zonas comprometidas.  Se trata de una medida preventiva en virtud de la situación epidemiológica regional y local, respecto a la confirmación de tres casos de sarampión en niños residentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires.

La Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación recibió la notificación de la confirmación de tres casos de sarampión en dos niñas de 11 meses y otra niña de 3 años, sin vínculo epidemiológico comprobable a la fecha entre ellos. Ninguna de ellas estaba vacunada contra la enfermedad con la vacuna triple viral. A partir de los brotes de sarampión y el intercambio permanente turístico, comercial y laboral, el Ministerio de Salud llama a la población a acercarse a un centro de salud u hospital para recibir la vacuna en caso de no habérsela aplicado con anterioridad.

El virus

El sarampión es una enfermedad viral muy contagiosa que puede tener curso grave o fatal y causar secuelas permanentes. Se propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar, o por estar en contacto con cualquier objeto contaminado. Una persona al excretar el virus a través de la saliva puede infectar hasta 14 personas. Los síntomas se caracterizan por fiebre alta, secreción nasal, conjuntivitis, tos, erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo, y la aparición de pequeñas manchas blancas en la boca. No existe un tratamiento, pero la vacuna contra sarampión-paperas-rubéola (triple viral) puede prevenirlo.

Esta vacuna está incluida en el calendario de vacunas, a los 12 meses de edad y a los 5 ó 6 años. No obstante, toda aquella persona que haya nacido en el año 1965 o después debe acreditar dos dosis de vacuna para estar protegida. La vacuna está disponible de manera gratuita, en todos los centros de salud de la Provincia, no se requiere orden médica para recibirla. Las personas que tengan algún inmunocompromiso (enfermedades oncológicas en tratamiento, tratamiento prolongado con corticoides, VIH, entre otras) y las mujeres embarazadas no pueden recibir esta vacuna.

La circulación del virus del sarampión en la región de las Américas continúa activa. Durante el año se notificaron más de 4.500 casos confirmados, los cuales se concentraron en su mayoría en Estados Unidos y Brasil. Desde junio a agosto de este año en este último país fueron confirmados 2.753 casos, de estos la mayoría se concentran en San Pablo. En Venezuela el brote que inició en 2017 sigue activo.

La OMS (Organización Mundial de Salud) ha publicado datos de vigilancia del sarampión en el mundo actualizado al 31 de julio de 2019. La conclusión es clara y preocupante: en los primeros siete meses de 2019 se ha notificado un número de casos (364.808) tres veces superior al del mismo período de 2018 (129.239 casos). Teniendo en cuenta la fragilidad de los sistemas de vigilancia de muchos países, se estima que el número real de casos probablemente sea de 10 veces más. Es el mayor número de casos desde 2006, y confirma el incremento constante observado desde 2017.

En 2019, el incremento observado en la incidencia del sarampión ha afectado de manera desigual en el mundo: África: 900% (10 veces más casos que en 2018); Región del Pacífico occidental: 230% (3 veces los casos de 2018); Región europea de la OMS: 120% (más del doble de casos); Región del Mediterráneo oriental: 50% (1,5 veces); Región del sureste de Asia y las Américas: 15%. En Europa se han notificado casi 90.000 casos, más que en todo 2018, el número más alto en la última década.

Dada la situación epidemiológica mundial y el masivo tránsito de viajeros desde y hacia países con circulación viral, existe alto riesgo de importación de casos y desarrollo de brotes si una persona enferma o que esté incubando la enfermedad ingresa al país. Para evitarlo, es fundamental que toda la población esté correctamente vacunada.