Agredieron a mujeres y van a la cárcel

El juez de audiencia Andrés Aníbal Olié condenó ayer a Sergio Ceferino Martínez a un año y seis meses de prisión, por ser autor del delito de lesiones leves, agravadas por haber sido cometidas contra la persona con la que mantenía relación de pareja, le revocó la condicionalidad de una pena anterior y le unificó ambas en una pena única de tres años de prisión de cumplimiento efectivo. Además le mantuvo la prisión preventiva hasta la finalización del proceso.
Tras el juicio oral, quedó demostrado que el 14 de enero de este año, a las 6.30, Martínez agredió en su domicilio a su entonces pareja, “causándole heridas cortantes en el tórax, escoriaciones lineales en el antebrazo izquierdo, contusiones en la región abdominal, dos heridas circulares en la mejilla derecha y escoriaciones en la región anterior del cuello”, y que lo hizo “mediante golpes con un objeto contuso que no pudo determinarse con precisión”.
En tanto, la jueza de control María Florencia Maza condenó a Matías Lucas Ezequiel Lagos a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, por los delitos de lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente, en concurso real con amenazas simples. La víctima fue una ex pareja.
A su vez, le unificó la sanción con otra anterior -también única- a tres años de prisión de cumplimiento efectivo por robo calificado en grado de tentativa, que le impusieran el 2 de agosto de 2016, en una pena única a tres años y dos meses, lo declaró reincidente y le revocó la libertad condicional que se le había concedido el 14 de diciembre de 2016.
El fallo de Maza fue dictado en el marco de un acuerdo de juicio abreviado propuesto por el fiscal Andrés Torino, la defensora oficial María Silvina Blanco y el imputado, un changarín de 22 años que aceptó su culpabilidad. La damnificada fue una joven de 19 años.
Por su parte, el juez de audiencia Gastón Boulenaz, también a través de un juicio abreviado, condenó a Osvaldo Horacio Rubén Sotelo, a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo por ser autor de lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente.
Los hechos ocurrieron el 12 de marzo de 2016, cuando el imputado ingresó a la casa que compartía con la víctima y comenzó una discusión. Ello “derivó en una agresión por parte del imputado, quien la tomó del cuello y los cabellos y le golpeó la cabeza contra la pared, provocándole contusiones en el parietal izquierdo y en los labios superiores e inferior, un eritema en el cuello y varias escoriaciones en ambos brazos y hombros”.