Inicio La Pampa Agresiones a mujeres: 60% de condenas

Agresiones a mujeres: 60% de condenas

SEGÚN EL STJ, EL 38,5% DE LAS SENTENCIAS FUERON POR VIOLENCIA DE GENERO, EL 14 % ABUSO SEXUAL Y EL 6,1%, LESIONES

Las sentencias condenatorias crecieron un 15 por ciento respecto a 2018, pero en conjunto en el 60% de los casos la víctima fue una mujer. Hoy apenas el 26% de las condenas son por robos y hurtos.
Juan José Reyes
Un informe reservado y oficial del Superior Tribunal de Justicia de La Pampa respecto de la distribución por agrupación de delitos contra las mujeres para el período enero-octubre de 2019, revela datos alarmantes. Sobre un total de condenas que quedaron firmes en esos 10 meses, el 38,5 por ciento fueron por violencia de género; 14,4% por abuso sexual; 6,1% por lesiones culposas y el 1% por tentativa de femicidio.
Extraoficialmente se pudo saber que para las Unidades Funcionales de Género, Minoridad y Adolescencia en sus dos unidades regionales, muestra este año un fuerte avance de la violencia machista. Se conocieron 1.278 denuncias, 747 casos (68,5%) en la ciudad de Santa Rosa y zona de influencia y en General Pico (Unidad Regional II) con 531 casos (41,5%), es decir algo así como cuatro denuncias diarias en toda La Pampa.
La mitad de las mujeres afectadas tiene entre 22 y 39 años: 18% son mayores de 50 años; 17% tiene entre 40 y 49% y el 15% restante se trata de menores de 18 años. El 85 por ciento de los hechos el maltrato y abuso se da por una relación de pareja (o ex parejas, concubinos, cónyuges y novios) siendo esa es la figura predominante entre las personas afectadas.

Se invirtió la pirámide.
En La Pampa hay un notable crecimiento del delito sexual, violaciones, abusos, violencia ejercida hacia la mujer mayor y menor de edad en el que participan todos los estratos sociales en las cuatro circunscripciones judiciales. Tal es así que según los datos del STJ y que pueden apreciarse en el cuadro anexo, apenas el 26,7% de las condenas son por robo o hurto; 2,4% estafas; 2% portación ilegal de armas y homicidios culposos respectivamente; 1,7% lesiones leves; 1,6% encubrimientos y 0,9% homicidios.
Mientras en 2018 el total de condenas llegó a 774, en los primeros diez meses del año ya van por las 844.
La violencia de género es un tema, que gracias a la lucha de varias ONGs y los estados nacionales, provinciales y municipales, ha mutado por el incesante incremento en la decisión de denunciar, lo cual muestra lo que sucede intrahogares. Siempre se pensó en un incremento geométrico de las denuncias, aunque muchos creen que todavía no es así, pero sin dudas hoy se denuncia más.
Otra situación que verifica el crecimiento de los casos o las mayores denuncias, es que las sentencias condenatorias según el STJ fueron 15% mayores respecto del año pasado, pero en el caso particular de los abusos y el que refiere a menores, que ocurren diariamente sin distinción de situación educacional económica o social y por lo general con matriz intrafamiliar, son mucho más altos aún.

Violencia machista en aumento.
Desagregadas puede apreciarse que el 21% del total son denuncias por lesiones. En octubre hubo 121 y 88 en Pico y Santa Rosa respectivamente. Estos casos están caratulados como lesiones; lesiones y daño; lesiones y amenazas; y lesiones graves y amenazas. Le siguen en orden de importancia las amenazas propiamente dichas; las amenazas con arma de fuego; amenazas y daño; amenazas y desobediencia judicial. En ellos se registraron 50 y 127 casos para ambas unidades regionales.
La ley Nº 26.485 reconoce cinco distintos tipos de violencia contra las mujeres: 1) la física (se produce contra su cuerpo produciendo dolor); 2) la sexual, implicando la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación; 3) La económica y 4) patrimonial, dirigidas a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos de la mujer, a través de la perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes, pérdida, sustracción, destrucción, retención indebida de bienes y por último, 5) la simbólica, es decir a la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.
De los miles y miles de casos denunciados el año pasado, y de las 774 condenas, 844 sobreseimientos y 107 absoluciones, en más de la mitad de ellos hay involucrada una mujer. Se estima además que otros miles de casos seguramente no fueron plasmados en denuncias y demuestra que la violencia entra con los golpes y termina con la autoestima de las mujeres. Finalmente puede decirse que el 80% de las denuncias fueron juicios abreviados (audiencia y control).