Inicio La Pampa Agua Escondida, ¿pampeana?

Agua Escondida, ¿pampeana?

Un mapa de La Pampa editado hace 84 años, y publicado en el Atlas de Cartografía Histórica del Instituto Geográfico Nacional, confirma que Mendoza se apropió de una extensa franja de tierras por la inexacta medición del Meridiano X. En la delimitación, se observa que algunas localidades se encontraban dentro del territorio pampeano.
Se trata del límite oeste de La Pampa, que comparte con la provincia de Mendoza, establecido por el Meridiano X. Por la incorrecta medición de este último, el límite interprovincial está unos 12 kilómetros hacia dentro de nuestra provincia, lo que implica una ganancia de tierras de casi 200.000 hectáreas por parte de Mendoza.
La apropiación por parte de la vecina provincia fue ratificada por un estudio científico realizado por el agrimensor Marcelo Manzano, quien precisó que el límite entre La Pampa y Mendoza, determinado por el Meridiano X, está mal delimitado y se encuentra a 12 kilómetros del valor teórico. «La investigación, por su importancia y seriedad, fue incluida en la biblioteca de la Academia Nacional de Agrimensura». De esta manera, la errónea demarcación confirma que la vecina provincia está en poder de una importante franja de tierras, las cuales poseen cientos de pozos petroleros, entre ellos toda la zona del Corcobo, varios manantiales, costa sobre el río Colorado y sectores con potencial minero, que deberían ser pampeanas.

Las huellas del despojo.
Un equipo periodístico de LA ARENA repasó el Atlas de Cartografía Histórica, que se encuentra disponible en la página del Instituto Geográfico Nacional -ente oficial autorizado para elaboración y publicación de cartas y mapas- y descubrió un hecho llamativo, que confirmaría el despojo que sufrió nuestra provincia. Los mapas del país que se editaron hasta 1936 incluyeron la extensión original de La Pampa, delimitando correctamente el límite fijado en el Meridiano X, sumando las 200 mil hectáreas de orientación norte-sur que ahora figuran como propiedad de Mendoza.

El último mapa.
La ilustración que acompaña este artículo es el último mapa -del que hay registro en el Atlas citado- donde se refleja la extensión original de la provincia de La Pampa. Se trata de un documento publicado en 1936 por parte de la empresa anilinas «Colibrí», fundada en 1911, con motivo del aniversario número 25.
Un repaso por las dimensiones del territorio pampeano permite advertir, en primer lugar, que «no existe» o no está demarcado el tradicional «martillo» que se ve en los mapas actuales. Esto recién se va a poder observar en los mapas que se elaboraron desde 1939.
A su vez, otro aspecto interesante es que algunas localidades y zonas territoriales están incluidas dentro de nuestra provincia. Un ejemplo de ello es el caso de la localidad de Agua Escondida, que actualmente está dentro del territorio mendocino y limita directamente con La Pampa. Sin embargo, según el mapa de 1936, este pueblo era pampeano.

Afán expansionista.
La apropiación de Mendoza no debería sorprender, debido a que su afán expansionista -como lo han denominado investigadores locales- data desde 1884. En aquel año, en el marco de la discusión de los límites de los territorios nacionales, los legisladores de aquella provincia presionaron fuertemente para modificar la normativa y quedarse con tierras que originalmente le pertenecían a La Pampa.
De esta manera, lograron desplazar el límite que estaba establecido por el paralelo 35º hasta el paralelo 36º. Su interés era estrictamente económico, debido a que su objetivo era quedarse las costas de los ríos Atuel y Salado, y los terrenos fértiles. De esta manera, se apropiaron de 3.000.000 de hectáreas.