miércoles, 30 septiembre 2020
Inicio La Pampa Agua mineral achense

Agua mineral achense

La Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia autorizó a la Cooperativa de Servicios Públicos de General Acha a montar una planta envasadora de agua tomando el líquido del Acuífero del Valle Argentino y ahora la entidad avanzará en la búsqueda de financiación para montar el proyecto.
El presidente de la Cosega, Norberto De Cristófaro, confirmó ayer la noticia a La Arena y dijo que el viernes la decisión que lleva la firma del ingeniero Néstor Lastiri se publica en el boletín oficial del gobierno provincial.
La decisión y el vía libre para seguir avanzando llega un semestre más adelante que el agua que la cooperativa extrae de su pozo 14 sobre el acuífero, uno de los que provee a la ciudad de agua potable, fuera certificada con calidad de «mineral» por laboratorios expertos.
La cooperativa, que tomó la iniciativa luego de observar las excelentes condiciones del agua en sus controles de calidad rutinarios, ya tiene elaborado el proyecto técnico para el montaje de la planta, tanto de la obra civil como del equipamiento para el envasado, en diversas alternativas, del agua.
Ahora, y tal lo manifestado por De Cristófaro ayer, la entidad de inmediato acelerará las gestiones para lograr el financiamiento para concretar el emprendimiento, apuntando en primer lugar a créditos de promoción industrial que el ministerio de la producción tiene disponibles a través de la cartera del Banco de La Pampa.
«Ya veníamos haciendo algunas gestiones, pero ahora con la autorización de Recursos Hídricos en mano vamos a acelerar y tal vez la próxima semana ya tengamos algunos encuentros en ese sentido», aseguró el dirigente cooperativo.
«Tenemos desde hace tiempo todo preparado en cuanto al proyecto, tanto de la planta como el estudio de mercado que nos indica la viabilidad, estamos muy felices y entusiasmados con esta noticia», agregó.
La puesta en marcha de la planta implicaría en principio la creación de alrededor de una decena de puestos de trabajo y en principio el plan de trabajo prevé llegar a utilizar la mitad del agua autorizada por día, ochenta mil litros. «Estimamos que en los primeros tiempos del funcionamiento envasaremos unos cuarenta mil litros, luego ir escalando. Y además de los puestos de trabajo propios se podrá generar un movimiento extra con posibilidades para otros trabajadores», indicó.

Ubicación.
La toma de agua del AVA debe hacerse en el pozo verificado, que tendrá que tener un permanente monitoreo que garantice se mantienen las condiciones del agua. La cooperativa tiene ya reservado un predio en un loteo cercano, hasta donde deberá transportar el agua con un acueducto que requiere cañería de acero inoxidable. Sin embargo, la entidad también baraja la posibilidad de un nuevo emplazamiento, más cercano.
Por el momento no hay precisiones y de las gestiones emprendidas dependerá la ubicación final de la planta.