Inicio La Pampa "Ahora estamos sobreviviendo"

«Ahora estamos sobreviviendo»

«Ahora estamos sobreviviendo». En esas tres palabras Mamadou Lamine Beye resumió con exactitud la delicada situación que muchos vendedores ambulantes, trabajadores independientes y aquellos que viven de «changas» están atravesando en estos días de cuarentena obligatoria. Es que, con la economía parada, hoy están subsistiendo con ahorros que «se están acabando».
En diálogo con LA ARENA, el vendedor ambulante que arribó a Santa Rosa desde Senegal, habló sobre cómo está atravesando su sector el parate económico provocado por la cuarentena obligatoria que dispuso Nación semanas atrás. Según explicó Mamadou, la situación «no es buena» aunque reconocen «que es la única manera de frenar esta pandemia».
«Vivimos de lo que vendemos, ahora no podemos salir y por el momento estamos sobreviviendo… pero no sé cuánto tiempo más vamos a aguantar con nuestros ahorros. Se están acabando y ahí tendremos que ver qué solución vamos a buscar», explicó el vendedor ambulante. La idea, señaló, es no llegar a este escenario: «Aún no hemos pedido nada a la Municipalidad de Santa Rosa ni al Gobierno y esperemos no tener que hacerlo».
Sin embargo, y pese a que el aislamiento los golpea fuertemente, Mamadou apoya la medida ya que «es la única manera» de «parar esta pandemia». Y remarcó: «Nos perjudica porque nosotros vivimos del día al día, entonces cuesta pero tenemos que cuidarnos entre todos».

«Muy positivo».
Mamadou observó como «muy positivo» el anuncio del bono de 10 mil pesos de Nación. «Hemos hecho el trámite de preinscripción para la ayuda de los 10 mil pesos, eso nos dará cierto aliento para seguir», indicó el vendedor. No obstante, advirtió que «aún no tenemos información de cómo y cuándo se entregará ese dinero» y alertó: «Esperemos que esto pase pronto, no sabemos cuánto más vamos a aguantar con nuestros ahorros».
«Ya si se nos acaba el dinero, y no podemos comprar la comida, vamos a pedir una asistencia de alimento. Si no queda otra hay que pedirla, no se a dónde pero es una opción». Y reiteró: «Sobrellevamos esto como todos, entre cuatro paredes. Salgo para comprar la comida y la mercadería importante, pero como dice el Gobierno, lo mejor es quedarse en casa».

El mundo, paralizado.
La Argentina no es el único país que tomó medidas drásticas y profundas para ralentizar el número de contagios del Covid-19. Muchos gobiernos, en los cinco continentes, implementaron el confinamiento como una respuesta a la enfermedad y algunas naciones africanas ya han decretado una cuarentena o están en vía de hacerlo.
Pese a que en Senegal, país de origen de «Billy», aún no hay un aislamiento obligatorio, parte de la población ha optado por sí sola refugiarse en sus viviendas. Y la familia de Mamadou no es la excepción: «Nuestra familia, allá también están encerrados, se están cuidando. Este virus es muy peligroso».