Inicio La Pampa "Al principio se minimizó la situación"

«Al principio se minimizó la situación»

UNA KINESIOLOGA TRENELENSE QUE RESIDE EN ESPAÑA, UNO DE LOS PAISES MAS AFECTADOS POR LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Una kinesióloga trenelense que reside desde hace casi dos décadas en Madrid indicó que durante el inicio de la pandemia del coronavirus en España se «banalizó la situación». Además llamó a los argentinos a tomar conciencia y a no caer en el mismo error.
Carolina Senac es oriunda de Trenel, y a poco de haberse recibido de kinesióloga en la ciudad de Córdoba emigró a España en 2002. En la actualidad reside en Madrid, donde dirige una clínica de fisioterapia y pilates.
En diálogo con LA ARENA la pampeana destacó la importancia de la prevención y consideró que la sociedad argentina debe tener en cuenta lo ocurrido en España, donde la falta de respuestas rápidas llevó a la propagación de la pandemia.
«Lo más importante es la prevención, tomen el ejemplo de España para que no les pase lo mismo. La gente tiene que tomar conciencia que esto es una situación de alarma mundial que no se puede banalizar», señaló.
«A fines de enero se supo del primer caso diagnosticado de coronavirus positivo, y si en ese entonces hubiéramos actuado como corresponde, no estaríamos en esta situación. Cuando todavía se está a tiempo es cuando tenemos que poner de nuestra parte. Es algo que impone respeto y la sociedad argentina es respetuosa cuando hay problemas», agregó.

Reacción tardía.
Senac indicó que dentro de España «la sociedad madrileña es la más afectada tanto en el número de contagiados y fallecidos». En este sentido, remarcó que «al principio se banalizó un poco, se minimizó la situación y esto trajo consecuencias tremendas».
Durante el inicio de la pandemia en España «se empezaron a cerrar algunas empresas, pero seguían abiertos grandes gimnasios, cines y restaurantes, e incluso hubo actividades sociales multitudinarias». Sin embargo, todo ello, «en pocos días drásticamente se fue cancelado, al punto que tuvieron que tomar medidas extremas de confinamiento en casa».
Por las calles de Madrid, «el transporte público funciona al 25 por ciento respecto a la actividad normal», para atender las necesidades del «personal sanitario que debe ir a trabajar y de las personas a las que no se las puede dejar solas».
Además, «los centro educativos, los comercios y todas las cadenas hoteleras están cerradas, luego que algunas siguieran funcionando dado que muchos turistas habían quedado atrapados por el cierre de las fronteras».

Comida y medicamentos.
La profesional de la salud pampeana dirige una clínica de fisioterapia en Madrid, la cual ya cerró sus puertas hace más de un semana.
«Cerramos la clínica y mandé a las chicas a su casa. No podemos salir de casa, a no ser que tengamos que ir al supermercado, a la farmacia o algún centro sanitario si nos sentimos mal, pero está todo restringido», indicó.
«La restricción es cada vez mayor y solo quedan abiertas las farmacias y los supermercados. Vemos minuto a minuto como va cambiando la situación, porque esto va a peor. Intentamos estar al tanto y tranquilos, pero no sabemos que va a pasar», agregó.
«El impacto a nivel de salud es muy grave y a nivel económico el país está paralizado. La sociedad española es bastante solidaria, todos pusimos de nuestra parte y de alguna manera la gente está reaccionando como mejor nos viene a todos», finalizó.