Operativos con alcoholemias positivas

EN SANTA ROSA CLAUSURARON FIESTA CON MENORES

En el marco de los ya habituales controles de tránsito y alcoholemia a cargo del Ministerio de Seguridad, se vivió una particularidad este domingo por la madrugada cuando los funcionarios montaron un puesto de control sobre la ruta provincial 4, frente a uno de los accesos de Trenel.
Se controlaron un total de 38 conductores de los cuales siete (7) arrojaron resultados superiores al mínimo permitido para conducir (0,5 gramos de alcohol por litro de sangre). Es decir que el 18,4% de los controlados no estaba en condiciones de manejar.
En este sentido se informó también que los examinados frente al alcoholímetro que dieron positivo eran jóvenes de las localidades de General Pico e Intendente Alvear. A todos ellos se les retuvo la licencia de conducir -en algunos casos hubo conductor designado con 0% de alcohol-, mientras que en dos casos tuvieron que ser sus propios padres quienes se acercaran a retirar a sus hijos. Según lo indicado por la cartera de Seguridad, los adultos que retiraron los vehículos tomaron la medida “con muy buena predisposición” y reconocieron “que estas medidas protegen la integridad de sus hijos”.

Santa Rosa y Pico.
Por otra parte, en la capital provincial la Policía realizó cinco (5) operativos de control de tránsito, en conjunto con la Dirección de Tránsito de la Municipalidad, y en los mismos se observaron 70 vehículos, y se realizaron 55 alcotest, de los cuales cuatro (4) dieron positivos (es decir que el 7,2 por ciento no superó el control). Además se hizo una retención y se labraron cuatro (4) infracciones en total.
En General Pico los operativos de tránsito fueron realizados por personal policial del Comando Radioeléctrico, que controló a 66 conductores. Allí hubo cuatro (4) alcoholemias positivas (el 6%); mientras que se hicieron cuatro (4) infracciones y hubo dos (2) retenciones. También se informó sobre ocho (8) controles en Realicó, de los cuales todos dieron negativo.

Menores.
En tanto, autoridades del Area de Nocturnidad de la Municipalidad de Santa Rosa y la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia clausuraron una fiesta durante la madrugada de ayer. El evento se estaba llevando a cabo en el predio de la UTA, en calles Melvin Jones y Padre Farinatti del barrio Villa Elisa y en su interior había al menos 50 menores de edad que fueron desalojados ya que se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas.
La fiesta en principio se había anunciado como un cumpleaños, pero los funcionarios se anoticiaron de que, para poder ingresar, los asistentes debían abonar una entrada de $120.
En el lugar, cuando las autoridades intentaron dialogar con un adulto responsable, fueron atendidos por un adolescente de 16 años que dijo estar festejando su cumpleaños. Sin embargo, algunos minutos más tarde se hicieron presentes los padres del chico. Ante una inspección, los funcionarios no encontraron características que les hiciera pensar que allí se estuviese celebrando un cumpleaños, por lo cual procedieron a dialogar con algunos de los asistentes; quienes aseguraron que el evento tenía una entrada al valor de 120 pesos.
Por ese motivo tuvieron que asistir efectivos de la Ufgna, que procedieron a entregar a los menores a sus padres. Finalmente la fiesta quedó clausurada ante los ojos de integrantes del gremio que debieron acercarse hacia el predio.

Otros procedimientos.
Por otra parte se informó que en la noche del sábado y madrugada del domingo, realizaron más controles en locales bailables, Pubs y Bares en Santa Rosa, Victorica, Catriló, General Pico, Guatraché, 25 de Mayo, General San Martín y General Acha. En cuanto al resultado de los procedimientos, desde la cartera de Seguridad se aseguró que no constataron situaciones de irregularidad en dichos lugares públicos.
Sin embargo, en una fiesta de un boliche en Trenel, detectaron a dos menores consumiendo bebidas alcohólicas por lo que convocaron a los padres a retirarlos, realizando la contravención a los mismos. En Eduardo Castex, iniciaron actuaciones por disturbios generados en la vía pública entre varios jóvenes, uno de los menores involucrados fue entregado un familiar directo.