Inicio La Pampa Alejandro Vilca, el recolector que busca una banca

Alejandro Vilca, el recolector que busca una banca

Alejandro Vilca (45 años) es un recolector de residuos que reside en Alto Comedero (emblemático barrio popular de San Salvador) y el domingo dio el gran batacazo en Jujuy al obtener el 23,66% de los votos encabezando la boleta del FIT-U. Si mantiene este porcentaje en las generales, ingresará como diputado al Congreso Nacional.
«Estamos muy satisfechos con este resultado, histórico para la izquierda en el país. Quedamos a menos de 5 puntos del PJ, disputando una banca y el segundo lugar. Nuestra provincia pone en juego tres bancas, que hasta ahora siempre se han repartido entre el PJ y la UCR, y por eso se acrecienta la importancia» de esta actuación en las PASO.
«Si bien ya veníamos haciendo buenas elecciones y en las recientes de julio (renovaron autoridades provinciales) obtuvimos casi un 8%, el domingo triplicamos esa cifra y nos ubicamos como tercera fuerza, con claras posibilidades de alcanzar una banca nacional».
Vilca advirtió que «es muy difícil hacer política en Jujuy contra grandes aparatos que ejercen el clientelismo y reparten bolsones y dinero, algo que la izquierda nunca hizo, ni hará».
En diálogo con LA ARENA, agregó que allí «existe un contraste muy grande entre políticos que son grandes empresarios tabacaleros, mineros o de grandes ingenios, y los sectores populares y la clase trabajadora que nosotros representamos».
Recordó que Milagro Sala «permanece detenida mientras sigue gobernando un régimen que persigue opositores. Hay muchos compañeros del FIT que enfrentan causas judiciales por ser delegados sindicales o apoyar reclamos sociales de los sectores obreros. En Jujuy todos los sindicatos tienen alguna causa judicial, porque el gobierno de Gerardo Morales impone desde las condiciones laborales hasta los salarios», denunció.

Origen humilde.
Resultado de un crecimiento político lento y paulatino, en 2017 Vilca obtuvo una banca como diputado provincial por el FIT. Proviene de un origen muy humilde y trabaja como recolector de residuos, algo que considera «un mensaje para empresarios y referentes de la alta sociedad que han hecho un negocio de la política, porque demostramos que un trabajador o una maestra pueden hacer política, disputar lugares, y legislar y gobernar mejor».
Nació el seno de «una familia muy humilde» y resulta el «menor de cinco hermanos criados por una madre sola. Conocimos bien de cerca la pobreza y de niños vendíamos empanadas y bollos para vivir». Cuando adolescente ingresó «a trabajar como operario y cuando terminé el secundario fui a estudiar Arquitectura en San Juan, pero no pude terminar la carrera porque tenía que trabajar».
Fue en la provincia cuyana donde conoció y abrazó los principios ideológicos de la izquierda. «Cuando volví a Jujuy iniciamos la construcción del PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas) y crecimos paulatinamente desde abajo, hasta vernos hoy convertidos en tercera fuerza». A lo largo de su vida fue «albañil, heladero, vendedor de seguros. Y para mí es un orgullo, siendo recolector de residuos y desde un espacio popular, poder disputarle una banca a políticos poderosos y muy ricos».

Alianza nefasta.
Consultado sobre las razones que llevaron al FIT a este presente, Vilca contó que «en Jujuy el Frente de Todos es el colaborador más estrecho de Gerardo Morales. Parece que son opositores, pero funcionan como un partido único: el PJ vota todas las leyes que necesita el gobernador, mientras los diputados de Morales votan en Buenos Aires todo lo que propone Alberto Fernández». Y concluyó que «la población está harta de que unas pocas familias se repartan los negocios, minoría que se hace cada vez más rica, mientras el resto seguimos siendo muy pobres».
Si en noviembre se repite el resultado de la PASO, las bancas en disputa se repartirán entre las tres fuerzas principales y el recolector de residuos ingresará a la Cámara de Diputados de la Nación. «Ojalá podamos seguir fortaleciendo una fuerza sostenida por trabajadores y sectores populares. Cuando algún referente del FIT accede a una banca parlamentaria, la convierte en una tribuna de lucha destinada a difundir los reclamos populares y tratar lo que el régimen no quiere tratar. Y la gente está valorando eso», asegura.

Una banca popular.
Si Alejandro Vilca se convierte en diputado nacional, su mayor prioridad será «trabajar para mejorar el poder adquisitivo de los salarios, poniendo como piso la canasta familiar porque no puede haber trabajadores por debajo, y además los salarios deben ajustarse según la inflación». También aspira a «corregir el tratamiento que damos a los jubilados, a quienes les han recortado ingresos con las últimas modificaciones y cada vez están más pobres, con ingresos bajo el umbral de la miseria».
También pretende impulsar desde el Congreso otras propuestas del FIT, «como un plan de obras públicas para construir viviendas y hospitales que sirva también para generar empleo, y un proyecto de «Ley de Intercosecha, destinado a los trabajadores golondrina que trabajan por temporada. A los grandes empresarios tabacaleros les alcanza con una cosecha para todo el años, pero los trabajadores solo cobran durante tres meses» explicó. Su iniciativa apunta a «determinar un ingreso para el resto del año, manteniendo el servicio de obra social y reconociendo el aporte jubilatorio en forma anual, porque la mayoría hoy tiene problemas para jubilarse», concluyó.