Inicio La Pampa Alerta por triquinosis en Algarrobo del Aguila

Alerta por triquinosis en Algarrobo del Aguila

Hay alerta sanitaria en esta localidad luego que se comprobara que un vecino chacinó y vendió en el pueblo, en forma clandestina, chorizos que fueron hechos con carne de cerdo con triquinosis. La novedad fue confirmada desde el Ministerio de Salud y el municipio local, desde donde lanzaron un parte informando sobre la peligrosidad del parásito y reiterando normas y cuidados para evitar los contagios. Salud ya trabaja en la trazabilidad, es decir del origen del animal y el destino de los chacinados.
Hace unos días, casi de manera premonitoria, el director de Ganadería, Ricardo Baraldi, había extendido un mensaje advirtiendo este tipo de situaciones. A través del Ministerio de la Producción se habían difundido «medidas preventivas de la triquinosis, ya que con la proximidad del período invernal comienza la época de las tradicionales carneadas domiciliarias en la provincia».
En esta oportunidad, Baraldi alertó que «ante la época de carneadas en la zona -una costumbre arraigada especialmente en zonas rurales- es un buen momento para hacer este tipo de recomendaciones».
Dentro de sus expresiones, el funcionario provincial recordó que en La Pampa tiene una red de laboratorios que cubren todo el ámbito provincial. Y, en relación con el caso en curso, hay que mencionar que para esa zona del oeste, funciona el laboratorio experimental en el kilómetro 323 de la ruta nacional 151, en cercanías de Santa Isabel.

Faena clandestina.
De acuerdo a fuentes consultadas, un poblador, que es productor pecuario de la zona, adquirió porcinos con la idea de chacinarlos y luego comercializar productos de manera ilegal. Eso hizo, y también llevó muestras cárnicas a un laboratorio ubicado en cercanías a Santa Isabel para hacer el correspondiente análisis de sanidad.
Sin embargo, una vez que terminó de la tarea y procesado de embutido, y como el resultado del análisis tardaba, en forma irresponsable, comenzó a distribuir la mercadería en distintos puntos de la localidad. Horas más tarde, le avisaron que en las muestras habían constatado la presencia nematodos del parásito Trichinella spiralis.
Ahora, desde la posta sanitaria de salud de la localidad oesteña avanzaron en medidas preventivas. Puntualmente están tratando de reconstruir la trazabilidad en el marco de la situación irregular. Y a esos fines están haciendo los relevamientos tendientes a establecer el destino y posible consumo de los chorizos frescos.

Comunicado municipal.
Desde el municipio ayer alertaron sobre esta situación. Recordaron que «es una enfermedad peligrosa producida por un parásito que se aloja en los músculos de los animales infectados. Se contagia por consumir carne cruda o mal cocida de animales enfermos»
Recordaron que es obligación analizar la carne en un laboratorio autorizado. Además recordaron que «el cerdo o jabalí con triquinosis no demuestra estar enfermo, pudiendo engordar y vivir perfectamente», lo cual puede resultar engañoso.
En tanto dieron instrucciones para los criadores de cerdos. Pidieron que «no se alimente a los cerdos con residuos de comida, carnicerías, verdulería, entre otros. Criarlos en predios limpios, para evitar presencia de roedores, y retirar los animales muertos lo más rápido posible del corral». Y especialmente insistieron en la obligación de «hacer los análisis correspondientes antes del chacinado».
En tanto, pidieron a los vecinos y vecinas «consumir chacinados caseros que hayan sido analizados» y que «cocinen bien la carne hasta que desaparezca el color rosado». También recomendaron a la población que «adquieran productos identificados con rótulo».
Finalmente, ante la posibilidad que haya contagios, pidieron a la población que «ante cualquiera de estos síntomas acuda al centro de salud más cercano: fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados o picazón».