Inicio La Pampa Alfayate anticipó cambios en los recorridos y en la gestión de micros

Alfayate anticipó cambios en los recorridos y en la gestión de micros

CHOFERES SERAN PARTE

«Es una decisión histórica en Santa Rosa, y la idea es acercar al vecino a utilizar el transporte público. Nuestra gestión va a estar basada en un equipo de trabajo», expresó Emanuel Alfayate, recientemente designado gerente del Ente Municipal de Transporte Urbano. En diálogo con LA ARENA confirmó que el municipio se hará cargo del servicio el 1 de junio, pero ya se avanzó en la evaluación de los micros que Autobuses Santa Fe dejará en la ciudad. Cabe señalar que el joven funcionario es estudiante avanzado de la licenciatura de Geografía, y tiene una capacitación en «Especialización de sistemas de Información Geográfica». Hasta ahora se venía desempeñando como subdirector de Catastro de la Municipalidad capitalina.
-Entonces ya empezó a trabajar en la puesta en marcha del servicio.
-Sí, el 1° de junio vamos a empezar a prestar el servicio, dado que hasta fines de mayo lo hará Autobuses y nos tiene que hacer la transferencia de las unidades, para funcionar de la misma forma que ahora. Con la misma cantidad de unidades y frecuencias.
-Hoy sigue el conflicto por la falta de pago de haberes.
-Sí, todos sabemos que hay un conflicto gremial por pagos adeudados de la empresa. El municipio ha cumplido en tiempo y forma y hasta por adelantado con sus compromisos con la empresa. Pero no obstante los empleados están como hace 7 años y no saben cuándo van a cobrar.
-¿Cuántos vehículos dejará Autobuses a la comuna?
-Ya quedó establecido en el convenio que serán 20 en total. Serán 19 micros, uno con piso bajo, además de la combi para pasajeros con discapacidad.
-Se supone que estarán en contacto con los choferes.
-Sí, claro. Tenemos contactos con ellos, aunque como se sabe ahora están en medio de un conflicto importante, pero estamos a la espera de empezar a trabajar coordinados.
-¿Qué situación les preocupa en la municipalidad?
-Lo que siempre ha preocupado son las frecuencias… de todos modos siempre estuvimos convencidos que no es un problema de los trabajadores, porque nunca tuvieron las condiciones adecuadas, y a la empresa no le importa el vecino. Pero aún así los trabajadores se lo pusieron al hombro al servicio y mantuvieron los micros en las calles en las condiciones que sabemos.
-Una situación que siempre complicó fue el estado de calles que debían recorrer los micros.
-Sí, es verdad. Pero nosotros estamos abocados a armar un gran equipo de trabajo para ir solucionando. Y por eso vamos a estar en coordinación con Vialidad Municipal, para mantener en condiciones las calles por donde pasan los vehículos. Eso va a ser coordinado, pero además vamos a tener en cuenta a los trabajadores que son los que más conocen las dificultades.
Por otra parte la Dirección de Espacios Verdes se encargará del mantenimiento de las paradas.
-¿Van a seguir ocupando el galpón que hoy tiene Autobuses sobre la ruta 35, al norte de la ciudad?
-No, esta es otra novedad. No vamos a alquilar ese predio, sino que todas las unidades irán al que está al sur de Santa Rosa, donde precisamente hoy está la planta de asfalto. Allí además van a estar las oficinas del Ente Municipal de Transporte Urbano.
-¿Conoce cuál es la utilización que los santarroseños hacen del servicio?
-Sí, hemos cuantificado lo que es la demanda actual. Sólo el 16% utiliza el micro urbano, el 12% los escolares y un 8% los jubilados. La idea es hacer un planeamiento urbano y pensar el transporte como dinamizador de la economía, y favorecer al vecino en su movilidad.
-Eso no era así hasta ahora.
-Lo cierto es que la empresa siempre pensó en cantidad de kilómetros por el subsidio, pero ahora la idea es un cambio cultural que haga que el santarroseño se sienta alentado a tomar el transporte público, y para eso debe advertir que le conviene por costos, tiempo y con recorridos debidamente planificados. Hay una cuestión cultural, y para revertirla se necesita que el colectivo tenga rapidez y puntualidad, para generar a la gente la duda si se sube o no.
Ahora los recorridos son un garabato, y casi se puede decir que el transporte urbano hoy expulsa a la gente.