Inicio La Pampa Allanan casas en Santa Rosa y Catriló por una red de pedofilia

Allanan casas en Santa Rosa y Catriló por una red de pedofilia

PORNOGRAFIA INFANTIL

La Justicia provincial se encuentra investigando tres causas distintas por tenencia de pornografía infantil. En las últimas semanas, el área de Trata de la Policía, a cargo de Belén Pérez Fassi, hizo tres allanamientos en Santa Rosa y Catriló con «resultados positivos». Ahora intentarán determinar si tenían nexos con redes de pedofilia.
En las últimas semanas, las autoridades recibieron tres alertas de organismos internacionales, como el FBI e Interpol, sobre usuarios pampeanos que manipulaban contenido vinculado a la pornografía infantil. Ante esto, se abrieron tres causas y comenzó una investigación por parte del fiscal Cristina Casais y el Area de Trata de Personas, que depende de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia.
En ese marco, se realizaron tres allanamientos en las últimas semanas. Según informaron fuentes policiales a LA ARENA, dos de ellos se concretaron en Santa Rosa. Uno de ellos fue en el barrio Villa Parque, en una vivienda en la que reside un grupo familiar, mientras que el segundo ocurrió en el barrio Santa María de La Pampa. En este último domicilio viven dos hombres mayores de edad que quedaron notificados a disposición de la justicia.
El tercer allanamiento se llevó a cabo ayer en Catriló, localidad hasta la que se trasladó el personal de Trata de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia. Con la colaboración del jefe de la dependencia de esa ciudad, José Picco, quien dispuso del oficial inspector Grosshanz con personal subalterno, ingresaron en la propiedad de un hombre mayor de edad.

Tres causas distintas.
En todos los casos, los investigadores secuestraron todos los elementos informáticos que había en las viviendas. Las fuentes consultadas aclararon que se trata de «tres causas diferentes» por manipulación de material vinculado a pornografía infantil. «En primera medida sabemos que estas personas manipularon o manipulan» este tipo de contenido, precisaron.
En ese sentido, aclararon que «los involucrados son todas las personas que integran el grupo familiar, porque no hay precisiones sobre quién usó tal computadora o celular. Cuando lo secuestramos, a cada uno en particular dejamos constancias a quién se lo secuestramos por si dentro de ese aparato encontramos material pornográfico almacenado para llegar puntualmente a quién sería el sindicado y no imputar a todo el grupo familiar»
«En una primera medida, todos los adultos serían los involucrados cuando no tenemos la veracidad de un nombre específico. En el de Catriló había un solo hombre, así que íbamos por esa persona. No queda detenida, sino notificada a disposición de la Justicia. A medida que avanza la investigación, el fiscal a través del juez de Control, previendo la necesidad de evitar una fuga puede pedir medidas preventivas».
En el caso del Santa María confirmaron que se notificó a los dos únicos hombres que vivían allí, mientras que en Villa Parque la vivienda era compartida por un grupo familiar más amplio. «Esos fueron los notificados en las causas», indicaron.

Posibles redes de pedofilia.
Fuentes ligadas al expediente indicaron que «en algunos casos son tenencias. Con el correr de las pericias y la prosecución de la investigación se va a poder determinar si las personas involucradas comparten alguna red de pedofilia o de pornografía infantil. «Todo eso está sujeto a disponibilidad pericial, que eso va a surgir más adelante», aseguraron.
En ese sentido, indicaron que todos los elementos informáticos secuestrados van a ser peritados por la División de Análisis de las Telecomunicaciones (DAT). De los informes se podrá comprobar qué tipo de material almacenaban y si fueron «compartidos o no por otros usuarios. Si fueron compartidos y a su vez desde el otro usuario se recibe algún tipo de ese mismo material, ahí podemos estar hablando de alguna red de pedofilia».
A su vez, se podrá determinar si existe alguna conexión entre las tres causas. Por el momento, cada uno está siendo investigado por separado.
El delito que se les atribuye está previsto en el artículo 128 del Código Penal. «Será reprimido con prisión de tres a seis años el que produjere, financiare, ofreciere, comerciare, publicare, facilitare, divulgare o distribuyere, por cualquier medio, toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, al igual que el que organizare espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participaren dichos menores», establece dicho artículo
Finalmente, las autoridades hicieron un llamado de concientización a la sociedad y advirtieron que este tipo de delitos existen en la comunidad. Por ello, el Area de Trata de Personas de la Unidad Funcional se encuentra abocada a investigarlos y detener a sus autores.