Allanan vivienda de acusado

UNA FISCAL INVESTIGA EL CASO DE LAS TARJETAS TRUCHAS

En las próximas horas la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos y Delitos contra la Administración Pública, a cargo de Cecilia Molinari, citará a declarar al único acusado por el caso de las tarjetas de estacionamiento truchas. Se trata de un hombre que trabajaba en la Municipalidad de Santa Rosa bajo la figura de un contrato de la Resolución 247/93, el cual le fue cortado luego de conocido el affaire.
Tal como sospechan en la comuna local, la Justicia cree que el ex empleado municipal es el responsable de la maniobra que consistía en mezclar junto a las tarjetas verdaderas, que retiraba de la Tesorería, otras falsas, quedándose así con la diferencia entre el dinero que rendía por las que eran verdaderas y las que él añadía irregularmente.
“Se dieron cuenta por detalles en la numeración. Algo que en la Municipalidad notaron, pero que cualquier otra persona no lo hubiera detectado. La numeración superaba la que imprimía el municipio. Entonces comenzaron a investigar y vieron que varios comercios tenían tarjetas que no eran verdaderas. Cuando preguntaban a los comerciantes, éstos les indicaban que la persona que se las había vendido era la misma”, explicó Molinari en diálogo con LA ARENA.
La fiscal reveló que en lo que lleva de la investigación ya se dispuso un allanamiento en la vivienda del acusado y se le secuestró un teléfono celular, que deberá ser peritado. Para la funcionaria judicial no existiría un perjuicio económico hacia el municipio, pero sí una falsificación de documento.

¿Más involucrados?
En la comuna creen que el trabajador al que no le renovaron el contrato no estaba solo en la maniobra. Pero esperan los avances de la investigación para tener mayores certezas. Así lo dijo ayer el secretario de Gobierno municipal, Fernando Pina, en diálogo con Radio Noticias 99.5.
“La comuna detectó que había una cantidad de tarjetas de estacionamiento que eran apócrifas. Se logró detectar gracias a que una serie de tarjetas de las que nos brinda una imprenta habían salido con un defecto. Entonces se decidió, para no generar confusión, que esos días no se entregaran tarjetas. Ahí nos llamó la atención que algunos comercios las siguieron recibiendo. Fuimos a verlas y detectamos que tenían una confección distinta a las nuestras y una numeración que no correspondía”, explicó.
-¿Por qué apuntan a la persona que no le renovaron el contrato?
-Esa persona era la única encargada de retirar las tarjetas y distribuirlas a los 70 comercios que las venden en la ciudad. Los comerciantes refirieron que fue la misma persona la que les llevó las tarjetas.
-¿Se puede determinar cuándo comenzó el fraude?
-Estamos revisando los libros de Tesorería, porque debe notarse una merma en el retiro de las tarjetas originales.
-¿Qué harán con las tarjetas viejas que todavía circulan?
-Cada comercio o particular que cuente con una tarjeta vieja, la va a poder cambiar en el área de Tesorería. Si se detecta que son apócrifas, se les va a pedir que llenen un acta y nos cuenten, si recuerdan, quién se las vendió. Estos quince días no vamos a labrar actas de infracción y si ya se labró quedará sin efecto hasta que la gente tome conocimiento de cómo son las nuevas tarjetas.
-¿Creen que fue una estafa grande?
-Creemos que sí, que es un fraude importante, una estafa. La sospecha es que en la confección de estas tarjetas está involucrada otra persona, pero es materia de investigación.