Inicio La Pampa Allanaron al autor de la amenaza de bomba

Allanaron al autor de la amenaza de bomba

En el marco de la causa en la que se investiga la amenaza de bomba a Casa de Gobierno, personal de la Brigada de Investigaciones allanó una vivienda y demoró al autor. Se trata de un joven de 19 años que padecería un problema de salud mental.
El 31 de mayo un encapuchado ingresó al Centro Cívico y, en un pasillo, dejó una caja con un alarmante mensaje: «Así es, esto tiene una bomba como la de Bahía Blanca. Cuidado! Corre que todo vuela en 5′». La situación causó conmoción y rápidamente se inició una investigación por «intimidación», con intervención de la Fiscalía Federal a cargo de Iara Silvestre. El caso trascendió a nivel nacional y llegó al despacho de la ministra Sabina Frederic, que puso a disposición el sistema de inteligencia de la cartera de Seguridad nacional.
El individuo estaba identificado desde hace dos semanas, gracias al rápido accionar de la Fiscalía Federal y de la Brigada de Investigaciones de la UR-I. Cuando se inició la investigación, las versiones indicaban que tenía algún síndrome autista, por lo que la tarea se hizo con sumo cuidado tratando de no vulnerar sus derechos.
Para tomar conocimiento de su identidad, según pudo saber este diario de fuentes ligadas a la investigación, se hizo un rastreo de la IP para determinar desde qué aparato se envió el mensaje de Instagram que circuló ese mismo día, se trazó un «barrido» de cámaras y se utilizaron las filmaciones para analizar su biometría.
Con toda esta información, poco más de dos semanas después del hecho, la investigación culminó su primera etapa con un allanamiento en la calle Mendoza al 900. Minutos antes de las 10 de la mañana, personal de la Brigada de Investigaciones ingresó al domicilio donde el sospechoso vive con sus padres. El operativo tuvo una particularidad, debido a que los investigadores no ingresaron con la «fuerza bruta» sino que estuvieron acompañados de psicólogos del Equipo de Abordaje a Incidentes Críticos (Edaic) ¿La razón? Presuntamente el joven padecería un problema de salud mental, aunque hasta el momento las autoridades no poseen un diagnóstico certero de su condición. Por estos motivos, y por las averiguaciones previas, consideraron que era más adecuado contar con un grupo de contención, tanto para él como para su familia, y que no entre en crisis.
Por estos motivos, fue trasladado por personal del Edaic. Ahora, se deberá determinar con una pericia psiquiátrica su estado de salud y ver si es imputable o no por el delito de «intimidación pública».

La investigación.

Fuentes consultadas por LA ARENA, luego de colocar la caja el mediodía del lunes 31 de mayo, la Brigada inició una investigación y «barrió» las cámaras del lugar. De esta manera, pudieron determinar que el sospechoso salió de su casa, caminó poco más de 20 cuadras y llegó a Casa de Gobierno. Ingresó por la puerta principal y en un pasillo, a tres metros, dejó la caja.
Luego, regresó a su domicilio también a pie. Todo el trayecto quedó registrado en filmaciones de cámaras particulares y del Cecom, que lo captaron en varias oportunidades. De esta manera, los investigadores fueron reconstruyendo el trayecto y corroboraron que para volver a su casa tomó un camino distinto, con movimientos «en zig zag» y algunas cuadras las hizo corriendo. En todo el registro se lo ve solo, sin ninguna persona que lo acompañe.
Con estos datos, comenzaron con el proceso de identificación para conocer su nombre y apellido. De esta manera, pudieron comprobar que no posee redes sociales, aunque sabe manejarlas, y que cursó por un breve período la carrera de profesorado de Historia en la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam.
Estos primeros datos que obtuvieron estaban en sintonía con lo que encontraron dentro de la caja que dejó en Casa de Gobierno: una nota y todos elementos relacionados a la informática. Una vez confirmada la pista, se preparó cuidadosamente un operativo que incluyó la «capacitación» del personal para abordar a una persona de estas características.

El autor confesó.

Por otro lado, tras el allanamiento, fuentes de la Fiscalía Federal señalaron que «con los elementos que tenemos y lo que encontramos en el domicilio hemos podido confirmar que es la persona que dejó la caja en Casa de Gobierno». Incluso, él lo admitió durante el operativo. En ese sentido, indicaron que el operativo fue «positivo» y que se secuestraron «las prendas de vestir que tenía puesta el día que dejó la caja, computadoras y teléfonos».
Estos elementos serán analizados y peritados «a fin de ver si se confeccionó ahí la nota, ver qué vínculos tiene para determinar si actuó solo o si hay alguien detrás de él, otra persona u algún grupo. Esa sería la siguiente etapa de la investigación». Por el momento, al joven no le encontraron filiación política alguna.
Con respecto a su situación legal, indicaron que fue notificado en libertad debido a que no hay riesgo procesal ni entorpecimiento de la investigación. Por lo pronto, quedó con su familia.
En cuanto al operativo en particular, las fuentes consultada sexplicaron que por «la investigación previa que se había hecho en relación al perfil del joven y a que vivía con su familia, no se consideró necesario recurrir al Grupo Especial. Simplemente fue personal de la Brigada y se ingresó sin ningún tipo de inconvenientes. Llevamos al Edaic por si se daba alguna situación que necesitara de contención psicológica». A su vez, comentaron que la fiscal Silvestre concurrió para explicarle la situación al joven y a su familia. «Se desarrolló con total normalidad y total colaboración de parte de la familia y del muchacho», concluyeron.

Dos ataques informáticos previos

La supuesta amenaza de bomba a Casa de Gobierno fue el corolario de una serie de «ataques» a la administración pública. Días previos a dejar la caja en el Centro Cívico el joven demorado ayer intentó ingresar un virus en las computadoras de la Municipalidad de Santa Rosa y de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam).
Según precisaron fuentes consultadas por LA ARENA, en la causa surgió que el día 31 de mayo dejó la caja con la supuesta bomba en Casa de Gobierno. Luego, este diario dio a conocer el mensaje que había dentro de la caja y paralelamente un periodista santarroseño también recibió por Instagram una nota firmada por «Los Amigos de Mónica».
Esto encendió alertas en algunos organismos públicos, debido a que habían recibido ataques informáticos impulsados por ese grupo. Todo habría ocurrido la semana anterior al hecho de Casa de Gobierno, alrededor del 28 de mayo, cuando varias dependencias del municipio recibieron un correo «firmado por ‘Los Amigos de Mónica’. Ese correo invitaba al que lo leía a ver un video que presuntamente era para reírse de (Mauricio) Macri, y para hacerlo había que hacer click en un enlace».
Si bien nadie cayó en la trampa, se pudo comprobar que «ese enlace era un virus troyano». A su vez, se conoció que «un mail de las mismas características fue enviado a la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad, también firmado por ‘Los amigos de Mónica'».

¿Hubo un instigador?

Con el avance de la causa, los investigadores fueron atando cabos a raíz de una serie de datos que fueron confirmando. Sin embargo, siempre estuvo presente el misma interrogante: ¿Hubo alguien que instigó al joven a cometer dicho acto?
Este planteo se deberá definir en la nueva etapa en la que ingresa la investigación. Para poder develar si hubo o no alguien que alentó a poner una caja con una supuesta bomba en Casa de Gobierno se secuestraron todos los elementos informáticos, como celulares y computadoras, en la vivienda del sospechoso. Todo este material será peritado y de allí saldrá información que permitiría confirmar si existió la participación de otra persona.
«El próximo paso es confirmar si realmente actuó solo, como él lo expresó, o si hay alguien detrás», señalaron fuentes consultadas por LA ARENA. En caso de que se confirme, se tratará de determinar «qué características tiene ese alguien, si es un grupo organizado o si es una persona que lo manipuló. No sabemos, son interrogantes».
A su vez, en dicha etapa de la investigación se intentará establecer de dónde surgió el nombre «Los Amigos de Mónica». El objetivo es determinar si fue un invento de él o si realmente existe algún grupo.