Inicio La Pampa Alonso adelantó cambios en las estructuras del Senado

Alonso adelantó cambios en las estructuras del Senado

EN PLENO RECESO LEGISLATIVO

Mediante una resolución que lleva la firma de la secretaria administrativa del Senado de la Nación, la pampeana María Luz «Luchy» Alonso, se conocieron en las últimas horas una serie de medidas que avanzan significativamente sobre la idea de optimizar y organizar los recursos y las dependencias dentro del organigrama de la Cámara Alta.
Lo hizo como parte de las funciones que en su persona delegó la presidenta del cuerpo y vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Esta delegación de funciones que hizo la actual vicepresidenta motivó que a poco de asumir algunos medios porteños tildaran a la pampeana de «supersecretaria».
En ese camino y luego de pedir a cada dependencia un informe detallado sobre la evaluación que cada nuevo responsable debía hacer, Alonso firmó en las últimas horas una resolución disponiendo una importante serie de cambios en varias áreas y suprimiendo otras.

Nuevo diagrama.
El nuevo diagrama organizativo, que se dispuso para las secretarías administrativa y parlamentaria del Senado, quedó establecido en la resolución 0198/20 a partir de «las constancias glosadas en el expediente administrativo 224/20 y considerando que la secretaría administrativa encomendó optimizar las misiones y funciones de las distintas áreas del Senado de la Nación». Entre otras medidas, se estableció «reestructurar, reorganizar y modificar las Direcciones Generales de Administración y de Recursos Humanos, y la Dirección de Infraestructuras Tecnológicas».
De esta manera, rápidamente, Alonso y sus subordinados revisaron y cambiaron numerosos criterios sostenidos por Gabriela Michetti en la anterior administración. Entre los cambios salientes, desde la Dirección de Atención Ciudadana y Documentación se evaluó que había «superposición y duplicidad de funciones» entre las áreas que de ella dependen. Algo similar sucedió con la Dirección General de Diplomacia Parlamentaria, en la que se pidió «suprimir de la estructura la Subdirección de Diplomacia Parlamentaria y la Dirección de Enlace con Cancillería, por existir duplicidad de funciones y misiones.
Frente a los informes y sugerencias, Alonso decidió la rápida modificación de la estructura orgánica funcional de la Dirección de Atención Ciudadana y Documentación, dependiente de la Presidencia del Senado, suprimiendo «el Departamento de Atención Ciudadana dependiente de la Dirección de Organización y Sistemas Administrativos»; a la vez que se modificó la estructura orgánica de la Dirección General de Administración, al suprimir el Departamento de Stock e Insumos. De la Dirección General de Recursos Humanos se suprimió la Subdirección General de Diplomacia Parlamentaria y la Dirección de Enlace con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, ambas dependientes de la Dirección General de Diplomacia Parlamentaria. En todos los casos, la medida incluye que el personal afectado con los cambios pasará a revistar en las nuevas estructuras que se dispongan, sin riesgos para su estabilidad.
Además, se modificó la estructura orgánica de la Dirección General de Diplomacia Parlamentaria, dependiente de la Secretaría Parlamentaria. Se creó la Dirección General de Seguridad, que dependerá de la prosecretaria administrativa, y se modificó la estructura orgánica funcional de la Dirección de Infraestructura Tecnológica. En tanto, de la Prosecretaría de Coordinación Operativa, dependiente de la Presidencia del Senado, se suprimieron el Departamento de Despacho General, el Departamento Administrativo y el Departamento de Relaciones Institucionales e Interlegislativo, dependiente de la Secretaría de Coordinación.
Mediante el decreto 341/19 del 12 de diciembre, Cristina Kirchner le delegó a «Luchy» Alonso una docena de facultades de carácter administrativo, que hasta entonces eran propias de la presidencia del cuerpo. Recién iniciado el año y en pleno «receso», Alonso utilizó esas facultades y herramientas, avanzando con una amplia revisión de la gestión de Gabriela Michetti, acción que en las próximas semanas generaría más novedades.