Altolaguirre vetó la ordenanza que las autorizaba

PERFORACIONES EN VEREDAS

En la sesión de ayer del Concejo Deliberante ingresó la resolución del intendente Leandro Altolaguirre, por la cual veta la ordenanza recientemente aprobada por unanimidad posibilitando perforaciones en las veredas para el uso domiciliario y que, además de ayudar en caso de cortes del suministro del servicio, servirían para descomprimir las napas que generan serios inconvenientes en varias zonas de la ciudad, como en el Barrio Butaló y en el mismo centro santarroseño.
El autor de la ordenanza vetada, Miguel Bravo (UCR en Cambiemos) no ocultó su disgusto por la decisión del jefe comunal: “El argumento, entiendo, es la incapacidad de reglamentar algo”.
“En el veto se habla de los cuidados que debe tener la municipalidad para que la gente no tenga accidentes en el momento en que se está haciendo la obra (de perforación en la vereda) y que hay máquinas perforadoras que pueden llegar a los patios, que entran a los domicilios”, explicó Bravo.
Remarcó que “tenemos napas a tres metros y el agua que se saque serviría para deprimirlas y podría usarse para tener ese recurso en verano (ante un corte del acueducto). Este proyecto fue uno de los pocos que recibió el beneplácito de los vecinos”.
“El veto demuestra la incapacidad de los funcionarios que no saben cómo reglamentar la ordenanza, o no tienen la voluntad de hacerlo, en desmedro del vecino, y le dicen al intendente que la vete”, se quejó el edil de UCR en Cambiemos, que hace unos meses abandonó el bloque del Frepam para constituirse en un bloque unipersonal, aduciendo que sus ideas y proyectos no eran tenidos en cuenta por el Departamento Ejecutivo.
Bravo dijo que insistirá con su proyecto y que cuenta con 30 días para hacerlo. Deberá contar al menos con ocho concejales (de un total de 12) que suscriban el recurso de insistencia o de rechazo al veto. “Estoy tratando de convencer a los concejales para que me acompañen, como sí lo hicieron con lo de La Recova”, dijo el concejal, que al día de ayer suponía que contaba con los cuatro votos del PJ, el del representante de Pueblo Nuevo, el del Partido Humanista, y el de su bloque UCR en Cambiemos, llegando a siete.

Un voto del Frepam.
“Necesito uno más que tiene que ser del Frepam, necesito un guapo que le diga al intendente que se le rechaza el veto. En este momento (poco antes del mediodía de ayer) estoy tratando de aclarar el tema y seducir a los concejales (frepamistas)”, explicó Bravo.
“Estoy haciendo política, porque lo que no está haciendo el Ejecutivo conmigo es eso, política. No puede ser que veten una ordenanza y no hayan tenido la cortesía de llamarme y me plantearan alternativas”.
Bravo aclaró que también está preocupado porque los 30 días que cuenta para insistir con el proyecto, pero que en el medio está el receso invernal del cuerpo deliberativo. “Las cosas se enfrían, cuando este es un tema que debe resolverse en caliente. No es un capricho lo mío, creo que beneficia al vecino”.
“Para deprimir las napas, no hay otra manera de aliviar ese problema que haciendo cuatro o cinco perforaciones por vereda para poder deprimir”, resaltó en su alegato a favor de la norma vetada.

Sin respuesta por “malversación”
“No quiere ir al conflicto, no quiere polémicas”. Un alto funcionario municipal santarroseño excusó así al intendente Leandro Altolaguirre, quien ayer evitó responderle públicamente al gobernador Carlos Verna, quien lo acusó de “malversar” fondos por no pagarle a Aguas del Colorado.
“Les vendo el agua, no la pagan, pero ellos sí le cobran a los frentistas, es decir, malversan”, dijo Verna el jueves en Colonia Barón, en alusión a los intendentes que “administran bien la plata de la descentralización y hacen obras”, mientas otros, en obvia alusión a Altolaguirre, “ni siquiera me pagan el agua”.
El jefe comunal estuvo en la víspera participando de la ceremonia de izamiento del pabellón nacional en el mástil ubicado frente a la comuna, que se hace todos los jueves, esta vez a cargo de representantes de la Escuela Normal que cumplió sus 109 años de vida.
El breve acto comenzó a las 9, y apenas terminado el intendente se retiró del lugar sin hablar con los medios. “Va a reunirse con familiares de Diego Loza”, indicaron colaboradores del jefe comunal, sobre una audiencia concedida a los allegados al empleado municipal asesinado el fin de semana pasado.