Inicio La Pampa Álvarez destacó la llegada del programa Pro Vida al oeste pampeano

Álvarez destacó la llegada del programa Pro Vida al oeste pampeano

El ministro de Desarrollo Social de la Provincia, Diego Álvarez, destacó la llegada del programa Pro Vida 2021 al oeste pampeano. «En esta gestión hemos tomado como un emblema el tratar de llevarle a Chos Malal y a todos los niños y niñas del oeste profundo, la posibilidad de tener una colonia de vacaciones digna», destacó.

Álvarez consideró que fue un Pro Vida con muchas particularidades. «Algunos comenzaron en tiempo y forma, otros pospusieron el inicio por una semana o 15 días, pero fue la primera oportunidad para que la familia pampeana, a través de los distintos programas que componen el Pro Vida, hayan tenido un lugar de encuentro, con todas las condiciones y características que tuvo este verano, con protocolos, con las burbujas funcionando y resaltando el compromiso de cada uno para llevar a cabo este Pro Vida Verano 2021», afirmó.

Además, comentó que en esta gestión se buscó la posibilidad de llevar la colonia al oeste provincial. «En esta gestión hemos tomado como un emblema el tratar de llevarle a Chos Malal y a todos los niños y niñas del oeste profundo, la posibilidad de tener una colonia de vacaciones digna. Si bien este año no pude ir, pude ver todas las imágenes y observar la cantidad de chicos que concurrieron, algo muy importante por el lugar. Las piletas con agua cristalina y disfrutando del profesor que fue a instalarse a Chos Malal todo el verano para dar la actividad», destacó.

«Estas son las cosas que reconfortan de la gestión, el poder haber brindado por ejemplo, a los chicos de Chos Malal allá en el límite con Mendoza, la posibilidad de un espacio de encuentro y divertimento luego de un año de Pandemia fue gratificante», agregó.

Un espacio necesario.

Álvarez también destacó que las colonias cumplieron un papel importante para que los niños y niñas vuelvan vuelvan a compartir tras la pandemia. «La colonia fue el primer momento donde los niños y niñas se pudieron juntar, y a través de la diversión, del juego y de la pileta, tomar como natural el cumplimiento de los protocolos epidemiológicos. Más allá que estas costumbres las traían de sus casas, el usar el cubrebocas, higienizarse las manos, trabajar en burbujas les dio la oportunidad de poder aplicarlo en comunidad», afirmó.

A su vez, indicó que «el camino de la pandemia lo vamos desandando a medida que lo transitamos, porque no podemos conocer lo que viene por delante y el desafío es ir adelantándonos o acompañando a medida que va evolucionando la situación epidemiológica. El pensar en las burbujas, aplicarlas y que pueda ser tomado como referencia para otras cosas que se quieran poner en marcha».

Trabajo en «burbujas».

El ministro puntualizó sobre el acierto de trabajar en «burbujas». Álvarez contó que visitó «algunas localidades y se notó que fueron actividades mucho más enfocadas en los grupos etarios, pensadas para chicos de 2 a 4 años, de 5 a 8 años donde los veíamos totalmente enganchados con lo que estaban  haciendo, divirtiéndose y compartiendo. Ver, por ejemplo, a los chicos de La Adela subirse por primera vez a una canoa o cayak y aprender a navegar en un río que queda prácticamente en el patio de sus casas, fue muy satisfactorio», ejemplificó.

Finalmente, afirmó que están «a la espera para ver cómo va a trasuntar el Pro Vida Invierno y cuál será la situación epidemiológica, desafíos que nos hacen mover para tratar de cambiar realidades y darle la posibilidad a las familias pampeanas de tener actividades cotidianamente».