Amenazan de muerte a militantes

En las últimas semanas integrantes de la Corriente Clasista y Combativa de La Pampa (CCC) han estado recibiendo amenazas reiteradas por los canales de chat de las redes sociales y en sus teléfonos particulares. La novedad fue dada a conocer ayer a través de un escrito firmado por el representante de la Mesa Provincial Coordinadora, Walter Brandimarte (Coordinador Provincial de Desocupados).
En su comunicado la CCC aseguró haber recibido “amenazas con un fuerte contenido político, racista, xenófobo y sobre todo mafioso”. Junto a su denuncia pública, la Corriente dio a conocer algunos de los mensajes recibidos: “Subversivos van desaparecer”, “déjense de joder, de hacer quilombo vos y ese gordo porque la van a ligar (sic)”, “las tortas son todas enfermas y las vamos a cagar a palos (sic)”, “déjense de joder vos y esos negros si no quieren líos (sic)” o “tengo una bala para vos”. Pero todo cambió -manifestaron con preocupación- cuando en la noche del miércoles “una compañera”, a la salida de la Facultad, “encontró sobre su bicicleta dos casquillos de bala 9 mm, al mismo tiempo su compañero de vida recibía un llamado telefónico con una amenaza clara ‘te vamos a hacer cagar a vos, a tu novia y a todos los que estén cerca, también vamos a matar a ese gordo de Brandimarte’ (sic)”, rezaba el mensaje que denunció públicamente la CCC.

Amedrentamiento.
“En estos tiempos donde el gobierno nacional fomenta que los ciudadanos anden armados, que el ‘lejano oeste’ sea una política para callar a los opositores, donde las fuerzas de seguridad sean la garantía para las políticas de ajuste de (Mauricio) Macri; no es de extrañar que quieran silenciar a la CCC y su línea independiente de lucha y opositora a los gobiernos ajustadores”, expresaron. Además indicaron que “estas prácticas de amedrentamiento y sometimiento ya las conocemos, son prácticas de los ‘Servicios’, utilizados por los gobiernos que se quedan sin respuesta a las luchas genuinas de los pueblos”. “Lo grave de esta situación es que se dé en un estado democrático y con supuestas garantías institucionales”, lamentaron, al mismo tiempo que denunciaron “hostigamiento” recibido en la ciudad de General Pico.