Amigos devuelven billetera a intendenta

WINIFREDA: LA ENCONTRARON CON DINERO TIRADA EN UNA VEREDA

Dos amigos winifredenses encontraron una billetera con dinero e hicieron lo que juzgaron correcto. La devolvieron a su dueña, que resultó ser la intendenta del pueblo Adriana García. No se la dieron a ella personalmente sino que la dejaron en el comercio donde la jefa comunal había estado haciendo compras y cuando salió del local se le cayó en la vereda. Allí fue hallada por los jóvenes y la comerciante se la entregó a la vecina-funcionaria.
Intervinieron en esta gran y honesta acción Daniel Schall, de 21 años, Lautaro Ripa, de 13 años y Amalia Friedrich, titular de una despensa ubicada en la calle Urquiza. Todo comenzó cuando Daniel andaba en bicicleta por la localidad repartiendo el bono contribución del club social. Se detuvo en su casa, su amigo Lautaro pasó a buscarlo y salieron juntos. Iban pedaleando por la calle Urquiza cuando el más pequeño observó una billetera tirada en la vereda de una despensa.
“Lo primero que hicimos fue ver si tenía algún documento y cuando lo vimos decía Adriana García. Tenía bastante plata. No sabíamos qué hacer en ese momento, pensamos en ir a la casa de Adriana, pero nos dimos cuenta que seguramente había estado en el comercio así que decidimos dejársela a Amalia”, relató Lautaro.
“No contamos el dinero, pero vimos billetes de 500 pesos. Calculamos que se le había caído y que iba a regresar a buscarla”, agregó Daniel. Su padre Omar, escuchaba atentamente el testimonio de los chicos. “Mi viejo estuvo con Amalia, le preguntó si Adriana había buscado su billetera y le respondió que sí”, dijo Daniel.
Lautaro la vio a la mandataria local en la fiesta de inauguración de las nuevas instalaciones de la sede social del club. “Me dijo que fue a retirarla y que Amalia le había dicho que dos chicos la habían encontrado, pero no se acordaba nuestros nombres. Le dije que habíamos sido nosotros y me dijo gracias”, recordó Lautaro. “Yo también la crucé en el pueblo, me saludó y me dio las gracias”, acotó Daniel.

“Acto de honestidad”.
Consultados sobre cómo se sentían después de devolver algo que nos les pertenece, Lautaro respondió: “Me siento bien, nunca pensé en quedarme con la billetera, me sentiría mal. Fue buena la actitud para mí”.
Su amigo Daniel consideró que “fue un acto de honestidad, sabiendo que era de Adriana lo primero que hicimos fue dejarla en el comercio, quedaba a cargo de Amalia entregarla o no”. Hablaron del asunto con sus respectivas familias. “Me dijeron que estaba bien lo que hice, las cosas que no son de uno hay que devolverlas más si tienen alguna identificación. Lo nuestro fue un acto de bondad”, indicó Lauti. “Mi viejo me dijo lo mismo”, apuntó Daniel.

-Si Adriana decidiera darles una propina, ¿la recibirían?
-Lautaro: Creería que sí, pero me da mismo, con las gracias está bien igual.
-Daniel: Si quiere agradecernos con un monto, yo no tengo problema lo agarro.

Otro acto generoso.
Este gesto de los amigos se suma a otro acto generoso que protagonizaron el 14 de septiembre pasado los hermanos Alan y Patricio Ahumada, de 9 y 11 años de edad. Los chicos se dirigían a la práctica de fútbol infantil cuando encontraron 1.300 dólares tirados en el suelo de un terreno. Se los dieron a su entrenador Cristian Savarese, quien terminó entregándoselos a la policía.
Hasta el día de hoy nadie reclamó por ese dinero. El comisario Juan Bustos Paulino, giró el expediente del caso a un juzgado civil de Santa Rosa y espera que lo notifiquen por escrito sobre qué destino darle a esos billetes, que no tienen dueño. Una de las opciones que analiza es dárselos a los niños que los hallaron, pero para eso quiere tener una resolución de la Justicia.

Halló pertenencias en la ruta 35.
Una familia de la localidad de 25 de Mayo fue a cargar combustible a la estación de servicio YPF ubicada al norte de cruce de rutas nacional 35 y provincial 10. El conductor sacó su billetera para pagar y advirtió que no tenía dinero. Le pidió a su señora y tras abonar la carga emprendió viaje hacia Santa Rosa.
Transitaba por la ruta 35 y cuando faltaban pocos kilómetros para que llegara a destino se dio cuenta que no tenía la billetera en su bolsillo y en ese momento recordó que la había dejado arriba del auto cuando lo estacionó al lado de los surtidores. Dio la vuelta hacia Winifreda, llegó a la estación y les preguntó a los playeros si habían encontrado una billetera y todos le respondían negativamente.
El hombre estaba desesperado porque más allá de que no contenía dinero sí tenía su documentación personal y la licencia de conducir. En determinado momento, su señora le gritó: “La encontré”. Estaba tiraba al costado de la dársena ubicada en la ruta 35, a unos 150 metros del arco de entrada a Winifreda. Se había caído en ese lugar desde arriba del techo del vehículo cuando giró hacia al sur y emprendió la marcha a la capital pampeana. El suceso ocurrió en horas de la noche.