Inicio La Pampa Amparo contra una obra social

Amparo contra una obra social

El caso de Francesco Pidone Belcher, un pequeño que nació con un severo problema neurológico, vuelve a ser noticia en la provincia. Esta vez porque su familia no obtiene respuestas de Osdop, la obra social que se niega a hacerse cargo de los costos de una silla postural que el niño requiere para no tener un retroceso en su tratamiento.
«No obtuvimos ninguna respuesta, ni por sí ni por no, nada. Fuimos a la Defensoría de la Niñez para que nos asesoren y seguramente vamos a presentar un recurso de amparo. Vamos a ir a la Justicia porque pasa el tiempo, ya se cumplen los 10 meses de nuestro pedido y no tenemos nada», dijo ayer a LA ARENA el papá de Francesco, Marcos Pidone.
La Obra Social de los Docentes Privados (Osdop) se niega a hacerse cargo de los costos de la silla postural que precisa el niño. Según la familia el pedido ingresó en diciembre del año pasado pero la respuesta positiva nunca llegó.
«Lo más lamentable es que Francesco tiene un retroceso en su evolución, nosotros ya sabemos que vamos a ir por todo hasta el final, es lo que nos corresponde, pero lo cierto es que pasa el tiempo y la respuesta se dilata», contó Pidone.
El padre de Francesco (que en China fue sometido a un tratamiento con celulares madre) dijo que no tienen una silla postural porque la que recibieron de la obra social, fue entregada cuando el niño tenía dos años, pero por el uso y por lo que ha crecido Francesco ya está inutilizable».
La decisión de negarle el derecho a Francesco de tener su silla postural se basa en una cuestionable «auditoria» que la obra social realizó sobre el pequeño en Buenos Aires, donde encomendaron a Osdop a «reconocerle únicamente una silla de traslado» que curiosamente vale tres veces menos, apuntó Marcos.