Inicio La Pampa Antoci desmintió abandono del Parque Nacional Lihué Calel

Antoci desmintió abandono del Parque Nacional Lihué Calel

DENUNCIA DE TURISTAS DE REALICO QUE VOLVIERON DECEPCIONADOS

La intendenta del Parque Nacional Lihué Calel, Viviana Antoci, desmintió las declaraciones de una familia de Realicó, que hace unos días aseguró encontrar ese espacio en malas condiciones, cerrado y sin la presencia de personal informando. La funcionaria, además, aclaró que hubo un error en el ingreso y la familia estuvo en el ex Automóvil Club que es una propiedad privada jurisdicción del parque.
Hace unos días, este diario publicó una nota en la que una familia de Realicó aseguró haber visitado el Parque Nacional Lihué Calel y haberlo encontrado en «condiciones deplorable, cerrado, abandonado, con un cartel y barricadas que no permiten el acceso. No hay persona alguna que informe y todo se encuentra abandonado».
Antoci salió a aclarar la situación. En diálogo con LA ARENA explicó que la familia ingresó por otro sector que no es el principal acceso, ubicado sobre la ruta nacional 152. «Se trata de una equivocación, la familia se pasó de largo e ingreso por el ex Automóvil Club que es una propiedad privada jurisdicción del parque nacional», aseguró.
Además, indicó que las barricadas encontradas se colocaron para que los visitantes no ingresen porque «es una estación de servicio en desuso, existen riesgos, sumado a que en diciembre hubo un incendio y todavía quedan restos de combustible».
Antoci señaló que, al ser una propiedad privada, la que administra ese sector es el municipio de Puelches con el que se está trabajando en conjunto para limpiar el lugar y ponerlo nuevamente en funcionamiento no como estación, pero sí con algún servicio como una pequeña proveeduría ya que no se cuenta con esa prestación.

Ingreso al parque.
La intendenta explicó que la portada de ingreso al parque nacional se encuentra en el kilómetro 147 y que los visitantes muchas veces se distraen y no ven la entrada. La barrera del ingreso solo se encuentra abierta si el parque está abierto. «Por protocolo de pandemia tuvimos que poner un sistema de reservas, existe una capacidad de carga que es la cantidad de parcelas y autos que ingresan al predio», indicó.
Al ingresar al parque nacional cada visitante debe recorrer unos 4.000 metros donde se encontrará con las oficinas de recepción donde se encuentra el personal que informa de las actividades, donde se encuentra el camping, el ingreso a los senderos, la casa de los guardaparques, y otros.
En este momento, la capacidad máxima por protocolo establece que pueden concurrir alrededor de 150 personas. Existen 14 parcelas en la que se permiten seis personas que cada una contiene mesa y fogón, más seis vehículos y la gente que se acerca con agencia de viajes.
«El fin de semana largo de Pascuas, el parque estuvo en su capacidad máxima con un número de 150 personas que ocuparon todas las parcelas, incluso hubo gente que realizó acampe a pesar de haber llovido uno de los días y tuvimos la visita de un grupo de personas que realizaron una excursión que promocionaron», deslizó Antoci, desmintiendo la denuncia de la familia que aseguró que se encontraba cerrado. Para reafirmar esta aclaración aseguró que «para el fin de semana del 1ro de mayo ya tienen la mayoría de las reservas ocupadas».
Para asegurarse un lugar en el parque nacional Lihué Calel, los interesados deberán hacer una reserva previa, donde se les hace rellenar una declaración jurada y se les comunica las medidas que deben respetar para poder ingresar al predio. «Es obligatorio el uso de barbijo, respetar el distanciamiento social, llevar su propia botella de agua ya que el parque no cuenta con agua potable».

Primer guiado de sitio.
Una de las cuentas pendientes que tenía el parque nacional era no contar con guías de sitio. «Son aquellas personas que se criaron conociendo el parque, nacidas en Acha y Puelches que conocen el lugar y pueden ofrecerle al visitante un vínculo distinto y contarle historias diferentes a las que puede hacerlo un guía de turismo», explicó Antoci.
En el fin de semana largo se realizó el primer guiado de sitio del parque a cargo de Tamara Botana, quien fue una de las 40 personas que aprobaron el curso online realizado el año pasado. «Unas 200 personas realizaron el curso de los cuales 40 de ellos aprobaron y 10 ya se encuentran autorizados para llevar adelante las distintas guías en el parque», señaló.
La intendenta del parque agregó que existen diferentes tipos de guías, «hay chicos que se especializan en Observación de aves, al sumar dos senderos para bicicleta vamos a incorporar un guía de Mountain Bike y los de turismo que son los recibidos en Universidades».

Tareas de mejoras.
La pandemia obligó a cerrar el parque y consigo todas las actividades que allí se ofrecen. En ese tiempo se aprovechó para hacer mantenimiento de los caminos de tierra, con la ayuda de Vialidad Nacional que dejó algunas pautas para mejorar y que en días de lluvias no se conviertan en ríos. Por el momento no se tuvo que cerrar el parque por deterioro de los caminos a causa de las fuertes lluvias caídas.
En referencia a las mejoras hechas en el parque nacional, la encargada del lugar aseguró: «Se hicieron mejoras en la iluminación con cambio de farolas que estaban abandonadas, se esta tratando de mejorar la organización del camping, se enumeraron las parcelas, se habilitó una nueva senda que da continuidad al sendero sociedad científica, se habilitaron dos sendas de bicicletas, además del curso de guía. Todos estos trabajos se hicieron durante la pandemia para mejorar la recepción a los turistas».