Anuncian actividades y cursos

SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA

Con el lema “Lactancia Materna: Pilar de Vida”, el Sanatorio Santa Rosa realizará una serie de actividades desde hoy hasta el 7 de agosto, para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Las jornadas buscan concientizar acerca de la importancia de este tipo de alimentación y los beneficios que trae a los más pequeños para su crecimiento y desarrollo.
La doctora María Silvina Guiñazú, responsable del área de Neonatología del Sanatorio Santa Rosa, explicó a LA ARENA que las charlas informativas y los diferentes cursos que se dictarán buscarán capacitar tanto a médicos como enfermeros, así como también promover este hábito saludable entre las mamás.
Las jornadas, orientadas principalmente para los integrantes del Sanatorio, tendrá también la participación de otras instituciones y del Ministerio de Salud provincial. “Buscaremos ahondar esfuerzos para trabajar en conjunto para concientizar a los vecinos”, indicó la doctora.
Cerrando la semana, el Sanatorio tiene planificado realizar una actividad destinada al público en general. De esta manera, interesados, mamás y papás, podrán acercarse para poder conocer todo lo que hay que saber sobre la lactancia materna.

Beneficios.
Este hábito no sólo ayuda a afianzar el vínculo entre madre e hijo, sino también que propicia un mejor crecimiento y desarrollo del bebé. “La alimentación con la leche materna tiene un sinfín de beneficios para el bebé, sea desde el corto hasta el largo plazo”, aseguró Guiñazú.
“La lista es enorme, la leche materna tiene muchísimas cualidades. Por ejemplo, en sus primeros días de vida, la leche de la mamá ayuda a proteger la salud del niño, ya que la misma tiene propiedades anti-infecciosas”, indicó la doctora, quien agregó que “a largo plazo, la alimentación ayuda a la disminuir la obesidad infantil, afianza el vínculo madre-hijo y potencia las actividades cognitivas”.
Si bien los beneficios para los niños son variados, la práctica entre muchas de las mamás no se encuentra afianzada. Por lo contrario, la realidad es que se está perdiendo el hábito, según advirtió la profesional. “Lo que se ve hoy en día, por lo menos en el ámbito privado, es que la alimentación con leche materna se está perdiendo poco a poco. Principalmente por el ritmo de vida moderno de las mamás, que por necesidad u obligación deben suspender el acto y retomar su trabajo”, amplió Guiñazú.