sábado, 19 septiembre 2020
Inicio La Pampa Anuncian el cierre de "Pampa Roja"

Anuncian el cierre de «Pampa Roja»

SE DESPIDE DE SANTA ROSA EL "MEJOR RESTAURANTE DE ARGENTINA DE 2018"

El restaurante elegido como «el mejor de la Argentina en 2018» por la prestigiosa «Luxury Travel Guide», una guía británica especializada en el mundo de la gastronomía, dice adiós para siempre. «Pampa Roja» fue (es todavía y lo será hasta el 16 de octubre) una plaza gastronómica innovadora para La Pampa, en muchos aspectos. Desarrolló una alta cocina basada en el kilómetro 0 (priorizando las mercaderías y productos de la zona), y llevó a nuestra ciudad -totalmente fuera de los circuitos gastronómicos tradicionales- a ser reconocida en el país y en el mundo.

Mariano Braga, que junto a su compañera Florencia Borsani, idearon este espacio, lo pensaban como un ciclo de diez años, que en realidad culminará el mismo día que cumplirá seis. «Siempre dijimos con Flor, desde que Pampa Roja surgió, que su ciclo tenía que tener diez años, y no excedernos de ahí, la gastronomía es demandante en un montón de sentidos, y esa era nuestra idea», le dijo Mariano a LA ARENA.

Cambio de vida

Mariano dijo que «desde el verano pasado venía dándonos vuelta en la cabeza la idea de irnos a vivir a España, y hacer un cambio de vida, porque los nenes están en una edad ideal para eso».

«Hay cuestiones sociales con las que uno por ahí no está de acuerdo, a pesar de que en La Pampa estamos muy bien, con una calidad de vida genial. La decisión la tomamos antes de que se decretara la cuarentena, y por ahí durante la cuarentena la terminamos de confirmar», expresó.

Asimismo, añadió que «la idea a futuro es instalarnos en España, específicamente en la Costa del Sol, probablemente en Marbella o alguno de los pueblitos cercanos. Sabemos que vamos a seguir trabajando en gastronomía, eso lo tenemos claro, y la idea es hacer gastronomía con una impronta argentina allá, con una raíz muy tradicional como la que hacemos hasta ahora».

El origen

«Nunca habíamos laburado específicamente a cargo de un restaurante, siempre decimos que más que dueños somos comensales, que quisimos llevar a Pampa Roja lo que siempre nos gustó de lugares a los que hemos ido. Hoy lo seguimos entendiendo igual, tanto en la cocina como en el salón», dijo Mariano, recordando los inicios.

«Yo como sommelier y Flor que siempre había trabajado en hotelería, en banquetes, siempre tuvimos la idea de hacer algo que tuviera que ver con la hospitalidad, un restaurante, una posada, algo que fuera por ese lado», añadió.

«El lugar en el que está Pampa Roja siempre nos había gustado, un día lo vimos en alquiler y dijimos ‘es acá’, y ahí empezamos a armar el proyecto en torno a ese lugar. Primero a darle forma con el estilo de gastronomía que queríamos, haciendo foco en los productores locales, en las pequeñas granjas, o con los mismos clientes que venían y nos decían yo tengo producción de huevos, una salina, un frigorífico, y mezclar eso con la cocina tradicional de La Pampa, en un marco de alta gastronomía, en cuanto a la atención, el servicio, la cristalería y los pequeños detalles».

Y con orgullo, asegura que «es algo que se logró, nosotros nos sentimos orgullosos del trabajo que hicimos desde el primer día, y con todos los cambios que se fueron dando hasta el día de hoy».

Siempre acompañados

«El pampeano nos acompañó desde el minuto uno, apoyando nuestras iniciativas, pudimos hacer muchísimos eventos sabiendo que había un grupo grande de clientes fieles, que nos iban a acompañar, sabiendo que nuestra propuesta iba a funcionar. Y esa es la clave, porque lo que necesitás para mantener abierto un restaurante es gente que venga a pagar su cubierto», señaló el sommelier.

A su vez, dijo que «también hicimos un trabajo muy grande desde lo comunicacional, que hizo que gente de toda la Argentina, e incluso extranjeros, vinieran un fin de semana exclusivamente a comer al restaurante. Ayudó muchísimo la carta de vinos, elegidas varias veces como la mejor de Latinoamérica».

Seis cenas

El futuro de «Pampa Roja» es breve pero cargado de homenajes a sus seis años de vida, y con mucha emotividad. «A partir del próximo viernes se va a realizar un ciclo de seis cenas distintas, repasando los platos más emblemáticos de cada uno de los años del restaurante. Además, los seis menús de degustación van a estar maridados con vinos de grandes bodegas argentinas, y algunos extranjeros también», dijo.

«El viernes 16 de octubre va a ser nuestra gala final, quizá un poco más simbólica, para algunos clientes, amigos y familia, acorde a lo que se pueda por protocolos, abriremos para la cantidad de personas que podamos, y cerraremos el ciclo justo el día del aniversario», concluyó.