Apani será querellante por abuso a una perra

MALTRATO ANIMAL

La Asociación Protectora de Animales (Apani) será querellante en el caso de abuso sexual de una perra ocurrido el pasado viernes 13 de julio, en un camino vecinal, al oeste de Santa Rosa. Por este aberrante hay un hombre acusado (L.E.K) y ahora la Justicia pampeana lo acusará formalmente de haber infringido la ley 14.346. Desde Apani consideraron que “la gravedad del caso amerita abordarlo con seriedad y con prudencia”.
A través de un comunicado de prensa, la Asociación informó ayer que se presentará como querellante en la causa por el abuso sexual a una perrita galga por parte de un hombre de 60 años. “Consideramos que la gravedad del caso amerita abordarlo con seriedad y con prudencia, para llegar a que se haga justicia por la perra maltratada, como corresponde de acuerdo a la Ley 14.346 de Maltrato Animal”, dijeron desde la organización que estará patrocinada por la letrada Ivalú Turnes.
“Lamentablemente este es un caso más de los que a diario vemos de desprecio por la vida de los animales y es por ello que de manera constante intervenimos en casos de maltrato de muchos animales que son abandonados a su suerte, o a su muerte, por sus propios dueños”.

Los hechos.
El hecho fue dado a conocer por LA ARENA en su pasada edición del 14 de julio. El día anterior, la Policía detuvo a un hombre acusado de haber maltratado a una perra, a la cual habría abusado sexualmente. El suceso aberrante se habría producido un viernes a la tarde en un camino que está a las afueras de Santa Rosa. Por el hecho la Fiscalía que investiga los Delitos contra la Propiedad inició una investigación preliminar. En su momento la perra fue revisada por profesionales y además se habrían secuestrado elementos que inculparían al acusado de infringir la ley de protección animal Ley 14.346/54.
Conforme a los datos a los cuales accedió este diario todo ocurrió en la continuación a la avenida Pilcomayo (oeste), cerca del Relleno Sanitario. Allí dos personas habrían visto que un hombre de unos 60 años se encontraba dentro de una camioneta marca Chevrolet, en el asiento, y que estaba abusando sexualmente de una perra de raza galgo.
Sin pensarlo los testigos dieron aviso a la Policía que arribó al lugar y detuvo al acusado, que en principio había sido alojado en la Seccional Segunda, donde quedó secuestrada la pick up.
En el hecho (que recuerda al ya conocido “Caso Tobares”) intervino además la División Criminalística y una veterinaria policial.
De acuerdo con lo dicho anteriormente, dos días más tarde, este diario publicó que la serie de procedimientos realizados sobre el vehículo secuestrado, donde se habría llevado a cabo el abuso, “arrojó resultados positivos”, según manifestaron en su momento autoridades ligadas a la investigación.