En un intenso debate aprobaron las perforaciones del “Valle Argentino” para abastecer a Santa Rosa

CONTROVERSIAS POR LA PROVISION DE AGUA DEL VALLE ARGENTINO AL ACUEDUCTO DEL COLORADO

En tanto diez diputados rechazaron el proyecto -de Pueblo Nuevo, del Frepam y de Cambiemos-, y una justicialista oriunda de General Acha se abstuvo, se aprobó con el voto de la mayoría peronista el proyecto de ley que declara “de utilidad pública y sujetas a expropiación las áreas necesarias para la concreción del proyecto Provisión transitoria de agua desde el Valle Argentino al Acueducto del Río Colorado”.
La sesión que volvió a ser presidida por el vicegobernador Mariano Fernández -se reintegró en el Ejecutivo el ingeniero Carlos Verna- duró bastante más de tres horas, y aquel fue el punto central del orden del día.
La iniciativa resultó aprobada por mayoría del bloque Justicialista con 14 votos, mientras que la legisladora que se abstuvo fue Lucrecia Barruti.

Detalles del proyecto.
Como ya se explicara el proyecto tiene como objetivo “evitar el desabastecimiento de agua potable en Quehué, Ataliva Roca, Santa Rosa y Toay, sustentado por un estudio hidrogeológico realizado por la Consultora de la Universidad Nacional de La Pampa, en la que se definieron las áreas donde se realizarán 40 perforaciones sobre el acuífero denominado ‘Valle Argentino”.
La estación de bombeo se ubicará lindante a la ruta nacional 35 a 2.200 metros al norte de Padre Buodo, dentro de la cual se ubicará una cisterna semienterrada de 2.000 metros cúbicos de capacidad. Asimismo, con el proyecto se pretende “inyectar agua al acueducto principal, en aquellos momentos de interrupción del servicio de abastecimiento de agua, por una falla en el mismo, en el tramo entre la obra de toma ubicada en Pichi Mahuida y Padre Buodo”.

Un destino social.
Jorge Lezcano, miembro informante del oficialismo, dijo que todo “está sustentado por un estudio de la Universidad de La Pampa. El destino claramente social justifica su concreción. Ese lugar es óptimo para la inyección al Acueducto del Río Colorado para el consumo humano. El derecho de poder tener agua salubre es un derecho que garantiza el gobierno provincial”.
Abel Sabarots (Frepam), achense él, expresó al votar negativamente que “no se trata de un proyecto expropiatorio solamente, tiene un trasfondo más profundo. Al estudio de la Universidad le faltaba el tema ambiental, no hay evaluación de impacto ambiental estratégico. Queremos saber el efecto que puede traer esta decisión en el ecosistema. Hagamos las cosas bien. Una extracción sin control puede provocar la salinización. Entonces pido que se hagan las cosas bien. Nosotros tenemos la responsabilidad de observar el marco legal”.
Agregó el legislador de General Acha que “la consultora que hizo el estudio de impacto ambiental es de una privada, no de la universidad. Yo quiero una evaluación de impacto ambiental que me diga que en 30 años no va a haber secuelas. Con esto respetamos la legalidad, y con la legalidad nadie nos ha podido responder. Entonces a toda la región se la ha relegado”, se quejó.

Más reproches.
Patricia Testa (Frepam) dijo que “todo esto se podría haber evitado si hubiéramos tenido una obra del acueducto certificada y aprobada”. En este sentido, hizo un recorrido de 20 años de historia del acueducto, para llegar a la conclusión que si se hubieran hecho determinadas acciones no se estaría recurriendo a la extracción del Valle Argentino.
Adriana Leher (Frepam, también achense) adhirió a las palabras de Sabarots y Testa, indicó que “no es que Acha no quiera compartir el agua”, pero reprochó que “en esta provincia todo lo que parece provisorio es permanente. No negamos compartir el agua los achenses, pero queremos que se hagan las obras de manera seria. No se ha presentado la evaluación de impacto ambiental estratégico, y no nos negamos a compartir el agua, pero si necesitan agua los santarroseños que la traigan en bidones”.

Una abstención.
Se abstuvo Lucrecia Barruti (PJ), quien manifestó que el tema “no es grato para ningún achense. Sin embargo, estamos hablando de un recurso tan importante como el agua. En todo este tiempo, hemos compartido con técnicos y especialistas que nos ilustraron. Estamos hablando de ser solidarios con recursos pampeanos. El gobierno no le saca derechos a los achenses, porque debe gobernar para todos. Los achenses debemos ser inteligentes para hacer acciones que sean beneficiosas para todos. No puedo decir que no a una ley que no puedo contradecir técnicamente. Me abstengo de votar esta ley, algunos me cuestionarán y otros me entenderán”, concluyó.
Daniel Robledo (Pueblo Nuevo) dejó interrogantes: “Además de perforar y extraer el agua, ¿hay una propuesta del uso y del cuidado de este recurso? ¿Es perforar y prender la bomba cuando se rompe el acueducto? ¿Esto nos está generando un conflicto interno entre achenses y santarroseños?”.
Espartaco Marín (PJ) apoyó los fundamentos de Lezcano y también de Barruti, y dijo: “Reconozco la fundamentación de Sabarots, pese a disentir en las cuestiones técnicas. Se habló de que Santa Rosa es una trampa hídrica, y no es verdad. También se dijo que no sería transitoria la obra, y Mecca ya dijo que va a ser transitoria, si no lo creen es otro tema”.
Martín Berhongaray (Frepam) dijo: “Las evaluaciones de impacto ambiental deberían ser absolutamente desterradas, porque están en la ley. Se tiene que conformar un comité de cuenca”.

Decisión complicada.
Después Lezcano agregó que entendía que “hay un trasfondo, y como santarroseño me pongo a pensar qué difícil debe ser para un diputado de Acha y tal vez para los de Santa Rosa no mirar el grado de solidaridad y de derecho que tiene el gobierno provincial para poner en equilibrio y defender a todos los pampeanos. Yo estoy defendiendo la racionalidad y solidaridad del agua”.
Carlos Bruno (Frepam) lamentó que no se pudiera lograr un consenso, “¿tan urgente es que tiene que salir hoy?” se preguntó.
Y explicitó: “No es la guerra entre Santa Rosa y Acha, ¿Cómo es que no podemos tener consenso? ¿Tan urgente es que tiene que salir hoy? Acá no es ver quién le ganó a quién, sino ver cómo ganan los pampeanos”, dijo. No eludió criticar a Darío Hernández, “que se presenta como candidato de Santa Rosa, pero no viene a votar”.

Ratifican acuerdo sobre tablas
Tal como lo solicitó el miércoles el ministro de Hacienda, Ernesto Franco, se aprobó por unanimidad y sobre tablas el proyecto de ley del Ejecutivo provincial, ratificando el Acuerdo de Pago entre la Provincia y el Estado Nacional, referido al financiamiento del déficit del Sistema Previsional de la Provincia”.
De la misma manera se actuó con el Convenio del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria “Abordaje Federal 2017/2018”. Claudia Godoy (PPJ) señaló que “tiene como objetivo la asistencia nacional para los alimentos, bajo la Tarjeta Social, con destino a gente con situación de vulnerabilidad social en toda la provincia”.
También se aprobó solicitar al Poder Ejecutivo Provincial, la reparación de la ruta provincial nº 4, desde la ruta nacional nº 35 hasta la ruta provincial nº 11. “La urgencia del proyecto es porque se está por discutir el presupuesto. Esta es una ruta muy transitada”, dijo Fernando Perelló (Frepam).

Otro sobre tablas.
Por unanimidad y sobre tablas se aprobó el proyecto de ley del Poder Ejecutivo respecto del convenio firmado entre el Ministerio de Salud de la Nación y el Ministerio de Salud de la provincia de La Pampa.
Claudia Godoy (PJ) señaló que “este convenio es el que adhiere al programa ‘Incluir Salud’: medicamentos, prestaciones de alto costo, trasplante, prestaciones de discapacidad, son algunas de las cuestiones que abarcan este convenio”.
De la misma manera se dio curso al proyecto de resolución por el que solicitan al gobierno provincial teniendo en cuenta el ganador del programa “Senadores por un Día”; y la reestructuración de horarios y la ejecución y habilitación de un comedor en la Escuela Agrotécnica de Santa Rosa.
Hubo visto bueno para crear la distinción “Pampa Mía”, que será entregada por la Cámara de Diputados a toda personalidad reconocida en cada municipio y/o Comisión de Fomento que se haya destacado en la localidad por su labor y compromiso en el ámbito educativo, social, cultural, académico, económico, político, religioso, científico, de la salud u oficio.