miércoles, 23 octubre 2019
Inicio La Pampa Arrarás: "No hay vuelta atrás"

Arrarás: «No hay vuelta atrás»

INTENDENTA PODRIA RESPONDER CON SUS BIENES

(General Acha) – La intendenta María Julia Arrarás recibió en su despacho a los concejales del oficialismo y la oposición. En la oportunidad, se habló sobre el despido de las tres maestras de nivel inicial que cumplían funciones en el Centro de Desarrollo Infantil de la municipalidad de esta ciudad.
El encuentro había sido peticionado en al menos dos ocasiones por parte de los miembros del poder legislativo, pero recién se hizo en la jornada de ayer. Fuentes confiables informaron a LA ARENA que Arrarás insistió en que «no hay vuelta atrás», respecto al despido de las tres maestras jardineras.
Cuestionó el proceder de las docentes, al tiempo que habría dicho que no iban a conseguir trabajo en ningún lado debido a la forma de actuar. Dijo que por su parte no piensa convocarlas para hablar sobre su determinación, aunque aclaró que no tendría problema en recibirlas. No obstante ello, reiteró que no cambiará de postura.

Renuncia.
Los ediles plantearon, además, que debía solicitarse la renuncia de la directora del CDI, María Bertha Mercado. Fundamentaron tal requerimiento en que desde su puesta en funciones se han registrado diferentes situaciones que nunca antes habían sucedido.
En relación a esto, la intendenta se comprometió a evaluar el desempeño de Mercado, al mismo tiempo que afirmó que realizará un seguimiento sobre su tarea. Más allá de eso, no descartó que pueda llegar a pedirle a la directora que renuncie al cargo.
Arrarás también habría descalificado la participación de los representantes de los gremios de ATE y UPCN. Algunos sostienen que Arrarás actúa así porque «no le importa nada», a su vez llega fin de año y finaliza su mandato municipal.

Advertencia.
Por su parte, los concejales advirtieron que frente a un eventual juicio laboral que el municipio pueda perder, que podría ser millonario porque son tres despidos, no solamente representará un precedente para casos análogos; sino que también Arrarás deberá responder con sus bienes personales.
En ese sentido precisaron lo contemplado por el artículo 115 de la ley orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento, que dice: «Cuando la Municipalidad fuere condenada en juicio a pagar daños y perjuicios a terceros, por actos personales de sus funcionarios, accionará regresivamente contra éstos, a los efectos del resarcimiento. Si dicha acción no hubiere sido iniciada, el Concejo Deliberante al pronunciarse sobre la rendición de cuentas que contenga el pago, decidirá si el resarcimiento procede y fijará su monto obligando a los funcionarios responsables».
Por esa razón los ediles tienen pensado reunirse la semana próxima en concejo en comisión a los efectos de dejar constancia sobre esta situación. Ello, previo a recibir el correspondiente asesoramiento legal. Quieren abrir el paraguas por si sucede algo más adelante, como una forma de exigir que Arrarás pague con sus bienes personales lo que consideran «un capricho».

Desconocimiento.
Las mismas fuentes consultadas, indicaron que la jefa comunal desconocía que hubo niños de familias con alto poder adquisitivo o de funcionarios municipales que iban al jardín maternal, privando así que padres que no contaban con recursos suficientes para pagar una niñera o un jardín privado, pudiesen haber mandado a sus hijos. Tampoco sabía, dijeron, que el profesor de educación física no tenía título, y que cumplían tareas en el CDI familiares de la directora.
Arrarás habría aceptado analizar la posibilidad de comenzar a llevarse a cabo estudios socioeconómicos para verificar el orden de prioridad de los inscriptos al Centro de Desarrollo Infantil.