Inicio La Pampa Arrasó con el frente

Arrasó con el frente

«Fue un estruendo terrible, me levanté a los tumbos y vi que un auto había golpeado contra la habitación del frente, estaba incrustado». Así describió Carlos la situación que le tocó vivir en la madrugada de ayer, cuando un vehículo que venía por la avenida Perón impactó contra su vivienda.
En diálogo con LA ARENA, comentó que todo sucedió alrededor de las 3.30 en la esquina de la avenida Perón y Utracán, cuando un Toyota Corolla circulaba en dirección hacia Santa Rosa se despistó y se incrustó en su vivienda. Según la versión del vecino, el vehículo era manejado por un joven de más de 20 años que estaba acompañado por una mujer.
«Barrió todo, no dejó nada», contó y advirtió que incluso «descalzó la columna grande que sostiene el techo».
El vecino consideró que, por la violencia del impacto, tomó la rotonda «a alta velocidad. Si viene a 40 kilómetros por hora nunca puede derribar todo lo que derribó. Además era un horario que no corresponde circular». Tras el impacto, en el lugar intervino personal de la división de Accidentología. «Yo pedí el test de alcoholemia y de drogas», afirmó Carlos aunque no tuvo respuestas porque el alcoholímetro no estaba disponible.

De riesgo.

Si bien es la cuarta vez que le toca vivir una situación de estas características, nunca había sido «tan grave». A esto le sumó que es «una persona de riesgo», situación por la cual ayer tuvo que ser asistido por una ambulancia. «Soy hipertenso, cardíaco y diabético, tuvieron que bajarme la presión. Me querían internar y dije que no, porque no iba a dejar la casa sola», explicó y agregó que «después me agarraron como unas convulsiones que las pude superar gracias a dios».
Luego del calvario que atravesó en la madrugada «empezaron las vueltas. Fui a la Sexta a hacer la denuncia, pero me dijeron que no les correspondía a ellos y que vaya a Accidentología». Sin embargo, en la oficina de la División le dijeron que tenía que regresar hoy porque «los oficiales que tomaron declaraciones ya habían salido». El hombre insistió para saber qué seguro tenía el conductor, entre otras cosas, para saber cómo reparar los daños. «Ahora empieza el manoseo», cuestionó.