Inicio La Pampa Arrebató un celular y fue apresado por gendarme

Arrebató un celular y fue apresado por gendarme

DICTARON PREVENTIVA A IMPUTADO

(General Acha) – El fiscal Raúl Miguez Martin formalizó la investigación iniciada al joven que le arrebató un celular a una niña que estaba frente a un comercio, en pleno centro de la ciudad. El imputado deberá permanecer detenido hasta la finalización del proceso, debido a que se dictó la prisión preventiva en su contra.
La audiencia se desarrolló ayer por la mañana a través de Zoom, y estuvo presidida por el juez de control Diego Asin. En la oportunidad, el fiscal que interviene en la causa informó el hecho que se le atribuye haber cometido, al igual que su correspondiente calificación legal. El implicado contó con la asistencia técnica legal del defensor oficial Marco Mezzasalma.

Flagrancia.
Miguez Martin consideró que el delito fue cometido en flagrancia, por lo que solicitó la realización del juicio en los términos del artículo 373 del código de procedimiento penal de la provincia. Además, encuadró el hecho como robo, e introdujo el delito de hurto como calificación alternativa.
En cuanto a la medida de coerción peticionada, el fiscal argumentó que se daban los peligros procesales de fuga debido a la expectativa de pena, ya que si resulta condenado tendrá que cumplir una pena de efectivo cumplimiento. Además, porque para el caso de recuperar la libertad, obstaculizará la investigación ya que podría ejercer influencia sobre los testigos. Finalmente, el juez Diego Asin aceptó los planteos hechos por la fiscalía, y dispuso la prisión preventiva hasta la finalización del proceso.

Arrebato.
El miércoles cerca de las 17.30, el centro de comunicaciones de la policía recibió un llamado al 101, por medio del cual una mujer denunció que le habían sustraído el celular a su hija de 7 años, en momentos que se encontraba frente a un comercio de calles España y Don Bosco, en pleno centro de General Acha.
Agregó que el delincuente le arrebató el celular y salió corriendo con dirección a calle Victoriano Rodríguez. En consecuencia, se activó la búsqueda del presunto autor del delito. Lo que se pudo lograr gracias a la colaboración brindada por los propios vecinos que observaron lo que sucedió, informaron fuentes oficiales.

Detención.
El joven (30 años) huyó, pero después de haber recorrido unas cuadras, fue aprehendido por efectivo de gendarmería nacional, que lo retuvo hasta que llegaron los policías. Esto se produjo en la vereda de la escuela 11, ubicada sobre calle Campos, entre Garibaldi y Avellaneda. Poco antes de haber sido detenido por el cabo primero de gendarmería, el imputado se deshizo del celular, arrojándolo a un canasto de basura ubicado frente al comercio Milenium. Una vez reconocido, el celular fue restituido a la damnificada.
Más allá que fue clave la participación de los vecinos, particularmente la del gendarme que logró reducirlo, la policía también respaldó la imputación hacia el joven, basándose en las imágenes tomadas por las distintas cámaras de seguridad ubicadas en la zona. Esto posibilitó hallar inmediatamente el celular del cual se había desprendido el imputado, momentos antes de ser apresado.