Inicio La Pampa Arreglo en salinera tras una sanción

Arreglo en salinera tras una sanción

La firma Salinera Plaza informó que la omisión que motivó una multa por parte de la Secretaría de Trabajo y Promoción del Empleo a fines de diciembre, fue «una cuestión menor que fue subsanada ese mismo día». La falta que motivó la sanción fue producto de encontrarse una parte de personal de vacaciones, indicó. La salinera, que explota dos yacimientos al sur de Puelches, destacó que da trabajo a 23 personas en forma permanente, más los puestos que se generan en la época de máxima actividad.
Damián Zárate, uno de los propietarios de Salinera Plaza, hizo llegar a esta Redacción unas líneas explicando lo que había sucedido el lunes 28 de diciembre cuando una inspección laboral del gobierno visitó las instalaciones ubicadas en la salina San Máximo, una de las que tiene concesionada la empresa.
Ese día, los inspectores detectaron que faltaba un cubrecadenas en el horno de secado de sal. «Quería informarles que esa protección se colocó el mismo día de la inspección que tuvimos», detalló Zárate en el descargo que hizo llegar. La pieza, indicó, estaba allí solo que debido a que una parte del personal asignada al mantenimiento de equipos e instalaciones se encontraba de vacaciones. Había sido retirada al efecto de hacer una reparación en la máquina.
Tras formular esta aclaración, el empresario destacó que Salinera Plaza da trabajo «a 23 familias de la localidad de Puelches durante todo el año, incrementando a 15 familias mas en las épocas de cosecha» de la sal, lo que ocurre en verano. «Sabrán ustedes reconocer lo que eso significa para un pueblo como Puelches», apuntó.
Zárate mencionó el esfuerzo que significa dirigir la explotación desde 700 kilómetros de distancia -la sede de la empresa se encuentra en la localidad santafesina de Venado Tuerto-, y el compromiso asumido por la firma con la localidad pampeana y su gente. «Somos siempre orgullo nacional y pampeano al tener una empresa productora de esta magnitud», valoró.
La salina San Máximo se encuentra unos 50 kilómetros al sur de la localidad de Puelches. La sal extraída de ese lugar es trasladada a la localidad, donde la firma posee una planta de acopio y procesamiento del mineral.
Recientemente la empresa comenzó a explotar también la salina Gestau, una laguna ubicada más al sur, de menor extensión superficial, que hasta ahora no había sido puesta en producción. Las salinas San Máximo y Gestau son las extracciones de sal más occidentales del territorio pampeano y también las más recientes. El resto de las explotaciones de sal -la actividad productiva más antigua de nuestra provincia-, se encuentran en el este y sureste del territorio, en la zona deprimida conocida como «Bajos sin salida».