Inicio La Pampa Arribas, el ex espía que hizo el pase de Alexis Mac Allister

Arribas, el ex espía que hizo el pase de Alexis Mac Allister

EL EMPRESARIO SIGUIO CON SU NEGOCIO EN EL FUTBOL

Gustavo Arribas fue secretario de Estado en la AFI (Agencia Federal de Inteligencia, hoy intervenida) durante la gestión de Mauricio Macri en la presidencia de la Nación. El empresario se hizo conocido por su rol como agente de jugadores de fútbol y por su vinculación con el ex mandatario, que lo designó en ese puesto.
Pero mientras actuaba como espía, Arribas nunca se desligó de su tarea como empresario del lucrativo negocio de los pases de jugadores profesionales. Junto a él también lo hizo su hijo Ezequiel mientras que su sobrino y socio Juan Manuel Gemelli participó en cada etapa del pase del pampeano Alexis Mac Allister (hijo de Carlos Javier, ex secretario de Deportes y referente del PRO en la provincia) de Argentinos Juniors al Brighton inglés y de ahí a Boca como jugador a préstamo durante el año pasado. Ahora el volante anticipó su ida a la Premier League porque el club dueño de su pase lo necesita para evitar el descenso.
Los tres familiares integran Soccer Player Agenciamiento Esportivo LTDA, la empresa del escribano y amigo íntimo del ex presidente Mauricio Macri. Su jefe, ahora en la oposición, lo definió como «el más vivo, el más desconfiado, el más acostumbrado a toda esta cosa de las trampas…» en el libro M de la periodista Laura Di Marco. El ex funcionario más rico de todos los que pasaron por el gobierno anterior regresa sin ataduras al mundo del fútbol. Con las mismas habilidades y una gimnasia en el espionaje que lo hacen un personaje a seguir con detenimiento, según una nota de Página 12.

Una fortuna.
El intermediario en varias transferencias resonantes de futbolistas – desde Mascherano y Tevez al Corinthians en 2005 a las operaciones triangulares a Europa vía Uruguay de Calleri y Rulli- ahora volvería a vivir en San Pablo, Brasil, de donde nunca se alejó del todo. Allá mantuvo GHA Negocios, Participações e Administração de Bens, pero también las firmas São Jose Desenvolvimento Imobiliario 52 L y la ya mencionada Soccer Player. En la nación vecina donde amasó su fortuna todavía lo recordaban cuando se convirtió en el Señor 5.
Alberto Dualib, un ex presidente del Corinthians, declaró en 2009 que Mauricio Macri, en su etapa como presidente de Boca, «se llevó 2 millones de dólares y otros 3 millones fueron divididos por los empresarios» en aquel pase de Tevez, resaltó el matutino porteño.
Según la nota del periodista Gustavo Veiga, Arribas intervino en aquella operación. El comentario del ex dirigente fue citado por el periodista brasileño Paulinho en su blog, uno de los mejores informados de la ciudad paulista. Dualib cumplió 100 años el 19 de diciembre pasado. Fue condenado por estafa en la justicia de San Pablo en 2010 -la pena prescribió en 2018- y todavía no pudo recuperar su condición de socio en Corinthians, a la que tuvo que renunciar antes de que lo depusieran como presidente.

Odebrecht.
La histórica revista deportiva Placar ubicó a Arribas el 15 de julio de 2011 entre los cinco empresarios del fútbol más influyentes de Brasil. Un dibujante lo caricaturizó con un puro en la mano izquierda y una copa de champaña en la otra, junto a sus colegas. En la nota, uno de ellos, el iraní Kia Joorabchian, lo acusó de robarle al Corinthians: «Él tomó a Sebastián Domínguez y lo transfirió al América de México sin pagar». Arribas se defendió explicando que, si fuera así, no hubiera intermediado en la venta de otro jugador de ese club: Thiago Heleno, hoy en Atlético Paranaense.
Si el escribano acaba de regresar indemne al mundo de los negocios privados después de ser secretario de Estado, se debe en buena medida a la rapidez con que zafó de la causa Odebrecht en la que estuvo imputado. En marzo del 2017 lo sobreseyeron en pocos meses de la investigación local del Lava Jato. Se lo acusaba de haber recibido del operador financiero brasileño Leonardo Meirelles una transferencia por 70.475 dólares en el banco Credit Suisse de Suiza.

Antes de crear Soccer Player Agenciamiento Esportivo LTDA con 20 mil reales de capital, había pasado por HAZ, otra agencia de colocación de jugadores, un acrónimo que responde a los apellidos Hidalgo-Arribas-Zahavi. Lo curioso es que mientras se mantuvo en el directorio, en cada asamblea se ratificaba su participación en la sociedad por el simbólico valor de un real. Ahí estuvo vinculado con el empresario argentino Fernando Hidalgo y el influyente intermediario israelí Pinhas Zahavi.