Inicio La Pampa Arrojó agujas y jeringas a la basura

Arrojó agujas y jeringas a la basura

VISBEEK: "ESTOS RESIDUOS NO DEBEN LLEGAR A LA PLANTA DE TRATAMIENTO"

(Winifreda) – Un frentista de Winifreda arrojó «entre 15 y 20» jeringas y agujas dentro de una bolsa de nylon que el lunes llegó a la planta de tratamiento con la habitual recolección de residuos domiciliarios. El accionar irresponsable del vecino puso en riesgo la salud de los trabajadores municipales y de otras personas.
El protocolo indica que los residuos patológicos (agujas, lancetas, lapiceras de insulina con agujas colocadas, bisturís, mandriles de catéteres endovenosos) deben descartarse dentro de un recipiente de plástico duro y luego acercarlo al hospital. «No puede ser tanta irresponsabilidad y falta de consideración a los trabajadores», publicó el municipio en Facebook junto con fotografías de la bolsa blanca llena de jeringas y agujas, la mayoría sin el capuchón protector, que un poblador tiró a la basura.
«Estos residuos patológicos no tienen que llegar a la planta de tratamiento porque allí llegan solamente los inorgánicos y sanitarios», explicó la funcionaria municipal Claudia Visbeek, encargada de la difusión del plan de separación en origen, que el 3 de enero cumplió nueve meses de vigencia.
«Los elementos cortopunzantes deben colocarse dentro de un recipiente plástico, que puede comprarse en las farmacias, o se pueden introducir las agujas con sus capuchones dentro de una botella plástica y cuando tienen una considerable cantidad llevarlas al hospital, para que después un camión de Provincia retire esos residuos patológicos. Esto es lo adecuado. No deben mezclarse con los inorgánicos, orgánicos ni con la bolsa roja del baño donde van pañales, toallitas femeninas, curitas, vendas y demás», puntualizó.
La bolsa con las jeringas y agujas fueron recogidas por el camión recolector de una vivienda y luego llegaron a la planta. «Ha salido del domicilio de alguna persona que tiene una enfermedad puntual o se ha hecho una cirugía y se ha auto inyectado. Si los recolectores la hubieran detectado la dejaban pero ellos no se ponen a abrir las bolsas porque van apurados, tienen que hacer tres recorridos diarios sobretodo los días lunes y viernes cuando hay más cantidad de residuos. Juntan y tiran arriba del camión y cuando descargan en la planta y se van abriendo las bolsas se encuentran con este material», precisó Visbeek.

«Un hecho grave».
Mencionó «el hecho grave» que significa sacar esta clase de residuos «a la vereda» porque pueden producir lesiones a las personas que transitan por la vía pública incluso un perro puede contaminarse y después morder a alguien, entre otras «situaciones peligrosas». Insistió con que «estos residuos van directamente al hospital dentro de un recipiente plástico.
Esto es lo que tienen que hacer las personas que sufren alguna patología y tienen que aplicarse inyectables en su casa». Reveló que esta fue la primera vez que los trabajadores encontraron «tanta cantidad» de jeringas y agujas sin la debida protección.
«Eran entre 15 y 20, es decir las habían estado acumulando entonces por qué no las acumularon dentro de un recipiente rígido», se preguntó. Consultada sobre si los operarios comunales sufrieron pinchaduras, respondió que no tiene conocimiento de que algo así les haya sucedido aunque admitió que «es uno de los riesgos que corren» y en algunas oportunidades se han cortado con vidrios y alambres.
«La municipalidad trata de evitar todo tipo de riesgos con campañas de difusión para que la gente se informe y no lleguen esos residuos (patológicos, punzantes), pero siempre hay gente que no actúa como debe ser por desinformación o desidia. Lamentablemente tanto los recolectores como los trabajadores y trabajadoras de la planta están expuestos aunque usen guantes y tengan muchísimas vacunas».
Los pobladores cuando sacan la basura se desentienden de ella. «Pensemos que detrás de esa acción hay toda una cadena de personas trabajando. En la medida que separemos bien tendrán condiciones más saludables de trabajo, les costará menos la clasificación y dejamos menos basura en el pueblo», dejó como mensaje.