Asaltaron a un taxista a punta de cuchillo

LE ROBARON MIL PESOS, DOCUMENTACION Y UN CELULAR

La Policía logró dar con el paradero del asaltante luego de tres horas del hecho. Este domingo al mediodía, la Justicia pampeana lo acusó formalmente. El muchacho había recobrado su libertad cinco días antes de reincidir.
Un taxista de Santa Rosa fue asaltado por su pasajero durante la noche del sábado. Cuando el recorrido llegó a su fin, el ladrón, previo a descender del auto, le puso un cuchillo en el cuello y exigió que le entregara el dinero. Se llevó alrededor de 1.000 pesos, documentación personal, un teléfono celular y huyó velozmente.
Sin embargo el muchacho fue detenido poco tiempo después del hurto por efectivos de la Seccional Segunda, y lo curioso de este caso es que trascendió que este ladrón había recobrado la libertad hacía cinco días atrás. Se trata de Alberto Juárez, alias “El huevo”, quien estuvo detenido en la Alcaidía de General Pico hasta el martes de la semana pasada. Ayer al mediodía fue formalmente acusado de la causa que fue caratulada como “Robo calificado” por la Fiscalía de Delitos Contra la Propiedad y Juicios Directos a través de una audiencia que fue presidida por la jueza María Florencia Maza.

“Dame la plata”.
De acuerdo a la información brindada por la policía a LA ARENA, el chofer de la empresa Radio Taxi Centro de esta capital, tomó el servicio de transporte en la intersección de las calles Leguizamón, casi Pestalozzi. Al auto subió un muchacho que solicitó ir hacia Estrada y Asunción del Paraguay, sin embargo, a escasos metros del lugar indicado, el muchacho pidió que continúe y el chofer, sin imaginarse que la persona a la cual transportaba estaba a punto de asaltarlo, asintió al pedido.
Justamente al llegar a la calle Malvinas Argentinas, entre La Rioja y Raul B. Díaz, el pasajero sacó un objeto punzante -similar a un cuchillo- lo puso en el cuello del conductor y al mismo tiempo empezó a exigirle que le diera el dinero. “Dame la plata”, fue la frase que la víctima rememoró frente a los policías al momento de la denuncia.
El robo en sí no duró muchos minutos. Generalmente los ladrones que llevan adelante esta modalidad se mueven rápido y si la víctima colabora, el ilícito se consume en escasos segundos. Mientras tanto el muchacho sostenía el arma blanca sobre el cuello de su víctima y con la mano que le quedaba libre recibía las pertenencias que el chofer entregaba, entre ellas la suma de dinero en efectivo cercana a los 1.000 pesos que estaban dentro de una billetera, el carné de conducir, una tarjeta de estación de servicio y un celular. Una vez que se hizo con el botín, el ladrón descendió del vehículo y huyó.

Detención.
Los uniformados recabaron cierta información tras las denuncia del taxista e iniciaron la búsqueda del ladrón. Siguiendo los rastros, la policía logró aprehender al muchacho en la intersección de las calles Río Bermejo y La Rioja, en barrio Villa Tomás Mason, casi tres horas después. Quedó alojado en una celda de la Seccional Segunda y el taxista fue citado para que reconozca o no los elementos secuestrados.
Afortunadamente el hombre no sólo reconoció sus pertenencias sino que supo indicar una prenda encontrada en el patio de la mujer que era usada por su asaltante al momento del viaje.