Inicio La Pampa Asesinaron a un empresario que administraba un coto de caza en La...

Asesinaron a un empresario que administraba un coto de caza en La Pampa

ADMINISTRABA COTO DE CAZA EN LA PAMPA

Un empresario de Luján, identificado como Rolando Josué Nusbaum (67) fue asesinado el lunes en su casa de un club de campo de la localidad bonaerense de Open Door, fue ejecutado de un solo disparo en el rostro mientras estaba acostado y tapado en la cama de su habitación, informaron ayer fuentes policiales y judiciales. El hombre administraba un coto de caza en La Pampa.
Según dio a conocer este martes el diario Crónica, la autopsia al cuerpo del empresario fue realizada por los médicos forenses de la Policía Científica de Chivilcoy y, según los primeros resultados, presentaba un solo balazo que ingresó por uno de los pómulos y quedó alojado en la región malar. Además, según los expertos, no presentaba ningún signo de defensa.
Por la posición en la que fue hallado el cadáver, acostado en la cama y tapado con sábanas y frazadas, los investigadores analizan la posibilidad de que Nusbaum haya sido asesinado mientras dormía, lo que se contrapone con el relato que su esposa dio de los hechos.

Relato.
Según lo declarado por Gabriela Moreyra (39), con quien Nusbaum atravesaba un proceso de divorcio, cuatro delincuentes ingresaron este lunes a las 2 de la madrugada a su casa en el lote 124 del club de campo «La Ranita» de Open Door, los despertaron, los sacaron de la cama y los obligaron a recorrer distintos ambientes en búsqueda de dinero y elementos de valor. Moreyra contó que los delincuentes se llevaron 30.000 dólares, dos celulares, elementos de valor como cuchillería y varias armas de fuego, algunas de ellas largas, por la actividad de caza de su marido.
La mujer -conforme a lo publicado por Crónica- dijo que mientras ella estaba en la planta baja recorriendo los ambientes con uno de los asaltantes, escuchó la detonación de un arma de fuego pero no pudo ver qué sucedió. En la casa estaban también los hijos del matrimonio, un adolescente de 16 años y una niña de 9, que dormían en la planta alta y no llegaron a escuchar nada, ni la llegada de los asaltantes, ni el disparo, según contaron las fuentes.
Además relató que luego de escucharse el disparo, dos de los delincuentes cargaron los elementos robados en su auto, un Ford Focus viejo, y la obligaron a ella a sacarlos del barrio encerrados en el baúl, para que no los viera la guardia del barrio, mientras que los otros dos asaltantes quedaron en la casa con el marido y los hijos.
La esposa dejó a los delincuentes en la ruta 6 y recién cuando la liberaron y regresó con el auto a la casa, pasadas las 4 de la madrugada, encontró a Nusbaum asesinado de un disparo y llamó a la policía.

Peritos.
El fiscal a cargo de la causa, Pablo Vieiro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 descentralizada de Luján, analizó ayer los videos de las cámaras de seguridad del barrio cerrado y esperaba el resultado de varios peritajes realizados por Policía Científica.
«Se mandó a peritar el auto de la mujer en búsqueda de alguna huella o rastro de los delincuentes. También se tomaron diversas muestras en la escena para ADN y por una cuestión de protocolo, se le tomaron muestras de las manos a la víctima y hasta de la esposa para la prueba de barrido electrónico que detecta restos de pólvora», contó uno de los investigadores.
En la escena del crimen, los peritos levantaron una vaina servida 9 milímetros, con lo que se cree que una pistola de ese calibre fue el arma homicida. Vieiro mandó a pedir informes al Registro Nacional de Armas (Renar) para saber cuántas y qué tipo de armas tenía registradas las víctima.

FOTO: El homicidio ocurrió en una casa del club de campo Las Ranitas.