Inicio La Pampa ATE denunció "maltrato y violencia"

ATE denunció «maltrato y violencia»

RENUNCIA DE LA DIRECTORA DEL HOSPITAL DE EDUARDO CASTEX

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de La Pampa realizó una conferencia de prensa ayer para «clarificar algunas algunos rumores y comentarios que se vienen llevando» en relación a la renuncia de la ex directora del hospital de Eduardo Castex, Verónica Cesán, y aseguraron que no se trató de una «cuestión personal» sino de «diferencias de gestión».
La secretaria general del gremio, Liliana Rechimont, encabezó la conferencia y aclaró que «ni los trabajadores y trabajadoras de Enfermería ni los delegados de ATE han pedido la renuncia de la directora».
A su vez, explicó que, desde mediados de octubre, vienen llevando adelante reuniones «con los compañeros del sector porque no tienen «igualdad» debido a que «no se le reconocen la tarea, no se le reconocen las guardias como al resto, tienen que subirse a las ambulancias para hacer los traslados en soledad, cuando la ley dice que no puede ir una enfermera sola sino que tiene que ser acompañada por el médico». Además, «reciben a los pacientes sin estar presente el médico de guardia porque no se apersonaba».
De esta manera, enumeraron «un sinfín de irregularidades», las cuales fueron «plasmadas en la primera nota que mandamos» con el objetivo de «generar una apertura al diálogo con la ex directora del hospital para ponernos de acuerdo».
Sin embargo, afirmó que «no hubo posibilidad de acuerdo» y que en la reunión que mantuvieron recibieron «maltrato, tanto los trabajadores como los representantes de ATE, por parte de la doctora».

Actitud hostil.
A partir de allí, afirmó Rechimont, «empezó una situación hostil por parte de la directora hacia nuestras compañeras. Hubo gritos, insultos, golpes de mesa y maltratos. Esto desencadenó en una denuncia en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas».
Por otro lado, se llevó una copia al Ministerio de Salud y se solicitó una pronta resolución. «La semana pasada tuvimos reunión con el ministro y el subsecretario, donde volvimos a plantear que no era nuestra intención que la doctora renunciara a su cargo, pero que sí depusiera su actitud y que se le reconociera a nuestras compañeras las tareas».
«Pedíamos equidad para nuestras compañeras y compañeros a la hora de hacer guardias de más», agregó y desmintió que el conflicto se trate de «una cuestión personal». Rechimont remarcó que «el sindicato no se mete en cuestiones personales» y que «no tenemos nada personal con la doctora Cesán, tenemos diferencias con su gestión, que deja mucho que desear». En esa línea, cuestionó que «no hubo respeto, hubo falta de respeto, violencia y se les negó un derecho a las compañeras que les corresponde».
Finalmente, desde ATE negaron que «en algún momento el servicio de Enfermería no haya cumplido con sus funciones o haya hecho abandono de paciente» y bregaron por que el nuevo director, Gustavo López, recomponga el diálogo en pos de que «vuelva la armonía y que se le reconozca a nuestras compañeras lo que realmente les corresponde».